Piden enjuiciar al prefecto acusado de entrar a robar en la casa de Massa

La fiscalía apunta a Díaz Gorgonio, que cumplía tareas de inteligencia en el Ministerio de Seguridad; el agente podría enfrentar una condena de 11 años de prisión
Marcelo Veneranda
(0)
13 de septiembre de 2014  

Las imágenes del prefecto Alcides Díaz Gorgonio, encapuchado y armado con una pistola con silenciador, robando la casa de Sergio Massa, marcaron el cierre de campaña de las primarias bonaerenses de 2013. No sólo porque el Gobierno acusó al líder del Frente Renovador de ocultar el hecho y, luego, de hacer política con su difusión, sino por la reacción de Massa y su mujer, Malena Galmarini, contra el kirchnerismo y el sciolismo, cuando se supo que el ladrón cumplía tareas de enlace e inteligencia en el Ministerio de Seguridad de la Nación.

A un año y dos meses de ese hecho, el fiscal de Rincón de Milberg (Tigre), Mariano Magaz, pidió elevar a juicio oral la causa contra Díaz Gorgonio por robo doblemente agravado, por integrar una fuerza de seguridad y por haber forzado su ingreso a la vivienda con una barreta. La causa quedó en manos del Tribunal Oral en lo Criminal N° 7 de San Isidro, que integran los jueces María Coelho y Eduardo Lavenia.

Cuando se dio a conocer el vínculo del prefecto con la Secretaría de Seguridad, que conduce Sergio Berni , Massa y Galmarini relacionaron el robo con un intento del Gobierno por ensuciar la campaña. En el pedido de elevación a juicio, el fiscal no replicó esa acusación, pero sí dejó servido el escenario: a partir del relato de los testigos, describió cómo funcionaba la mesa en la que cuatro agentes de Prefectura -entre ellos Díaz Gorgonio-, tres de la Policía Federal, dos de Gendarmería y cuatro de la Policía Bonaerense recababan información sobre protestas sociales e identificaban a sus líderes, para informárselo a Berni, a la Dirección de Inteligencia Criminal y a las áreas de inteligencia de cada fuerza.

El otro dato que revela el escrito del fiscal es que esa mesa de informantes fue desmantelada por el ministerio, muy poco después de que se conociera la detención de Díaz Gorgonio, el 21 de julio, un día después del robo a la casa del barrio privado Isla del Sol, donde reside Massa con su mujer y sus dos hijos.

Según el escrito, al que accedió la nacion, un miembro de esa mesa de enlace informó que Díaz Gorgonio se presentó a trabajar en la Sala de Situación del Ministerio de Seguridad el mismo día del robo, pero que no regresó el 23 de julio, cuando se renovaba su turno. Allí fue que se enteraron de que estaba preso. "Los de Prefectura, por órdenes de sus superiores, se retiraron del lugar y volvieron al edificio Guardacosta. Los que estaban de la Policía Federal, por orden superior, nos retiramos y ya no cumplimos guardia en la Sala de Situación", relató la sargento primero Delicia Domínguez.

Video

Magaz no avanzó sobre la acusación del kirchnerismo, que tras la revelación del robo por Página 12 definió al prefecto como un "puntero político" de Massa. En cambio, el fiscal sostuvo que Díaz Gorgonio se había desempeñado como seguridad del barrio privado "cinco años atrás" y que desde entonces frecuentaba el lugar, sin aviso, vestido de civil, para visitar al personal de Prefectura apostado en el ingreso de Isla del Sol.

Tras ser identificado por las cámaras de seguridad que Massa tiene en su casa, el prefecto fue detenido el 21 de julio y en dos allanamientos se recuperaron $ 40.000 (Galmarini denunció el robo de $ 65.000) y 1200 dólares, joyas, gemelos, relojes y lapiceras de alto valor. Díaz Gorgonio no recuperó la libertad y permaneció preso la mayor parte del tiempo en una dependencia especial de la comisaría 1a. de Pilar.

En los primeros meses de la investigación, el prefecto se negó a declarar. Pidió ser indagado cuando la causa ya había sido elevada a juicio y le explicaron que podrá dar su versión durante el debate oral.

Massa se enteró de la elevación a juicio anteayer, en San Juan, mientras viajaba en un minibus junto con su comitiva. Por teléfono le avisaron que el tribunal era el Nº 7, que tiene fama "de ser el más duro de San Isidro", y que Díaz Gorgonio podría enfrentar una condena de 11 años.

Sin despegarse del teléfono, Massa se recostó contra una de las ventanas, prendió uno de los habanos chicos que suele fumar a escondidas, lanzó una bocanada y sonrió. "Que se pudra en la cárcel ese hijo de puta", se escuchó dentro del vehículo.

20-7-2013

El acusado en acción

La tarde del 20 de julio, y tras permanecer casi dos horas en la garita de ingreso de Isla Del Sol, junto a dos prefectos que brindaban seguridad al barrio, el prefecto Alcides Díaz Gorgonio fue filmado ingresando por la fuerza a la casa de Sergio Massa. El candidato responsabilizó al Gobierno

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.