Piden indagar a Schoklender y la hija de Hebe de Bonafini

Lo hará el fiscal Di Lello; quieren elevar el caso a juicio el año próximo
Hernán Cappiello
(0)
26 de diciembre de 2011  

En un dictamen de 200 páginas donde se mencionan desvíos de al menos 50 millones de pesos entregados por el Estado a las Madres de Plaza de Mayo, el fiscal Jorge Di Lello pedirá mañana al juez federal Norberto Oyarbide que indague a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, junto con otras 30 personas, al acusarlos de fraude y lavado de dinero.

La requisitoria del fiscal abarca también a Alejandra Bonafini, hija de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dijeron a LA NACION fuentes cercanas a la investigación.

El fiscal quiere que el juez interrogue como sospechosos de los delitos de administración fraudulenta, lavado de dinero y en algunos casos asociación ilícita a los Schoklender, su círculo íntimo, los socios de las empresas vinculadas a ellos y los financistas que posibilitaron cambiar los cheques que el Estado les entregaba a la Madres de Plaza de Mayo para construir viviendas sociales.

En la hipótesis del fiscal, al menos 50 millones de pesos de esos fondos fueron a parar a las cuentas de la empresa Meldorek, de Sergio Schoklender, o pasaron por las de la firma Antártica, ligada al ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo.

El pedido del fiscal abarca entonces, además de a los Schoklender, al empresario Alejandro Gotkin, al financista Fernando Caparrós Gómez, al piloto de avión Gustavo Serventich y a Viviana Sala, ex esposa de Sergio Schoklender, entre otros.

Con respecto a la hija de Bonafini, entidades bancarias y aseguradoras denunciaron operaciones financieras que consideraron sospechosas y Schoklender denunció que la mujer adquirió con dinero de las Madres un departamento, una casa y una camioneta.

Las acusaciones del fiscal se basan en la investigación que realizó con los informes que le aportó el Banco Central y la colaboración del fiscal antilavado Raúl Pleé. Estas tareas permitieron rastrear los bienes de los sospechosos, en muchos casos suntuarios, como dos aviones y un yate de casi medio millón de dólares adquiridos por Schoklender o una flota de autos de lujo, comprados por sus socios.

Pero el trabajo además posibilitó seguir la ruta de los cheques recibidos por las Madres del Ministerio de Planificación , cuyos importes debían estar destinados a la construcción de casas, pero se sospecha que terminaron en manos de los investigados.

El faltante sería de cerca de 50 millones de pesos, de los 765 recibidos del Estado para concretar a través del programa Sueños Compartidos la construcción de viviendas sociales en municipios de todo el país.

El fiscal no incluirá a Hebe de Bonafini entre los sospechosos de haber cometido fraude con fondos públicos, pero realizará una seria advertencia sobre la responsabilidad que le cabe a Madres en el manejo de esos dineros.

Di Lello quiere que Oyarbide indague a los sospechosos para poder elevar cuanto antes la causa a juicio oral. Su meta es que esto ocurra en 2012, una vez que el juez -descarta el fiscal- procese a los sospechosos y esa medida sea confirmada.

De todos modos, Oyarbide recién podría disponer las primeras indagatorias después de las vacaciones judiciales de verano, que se extienden durante enero. Oyarbide viene demorando los interrogatorios en esta causa que se inició el 25 de mayo y que mantuvo en secreto durante casi seis meses.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.