Piden que la Cámara de Diputados se expida sobre la denuncia contra José Orellana por abuso sexual

Gabriela Troiano pidió que "ejerza la potestad que tiene sobre sus miembros" por desórdenes en sus funciones
(0)
23 de noviembre de 2016  • 15:53

La diputada Gabriela Troiano (Partido Socialista) pidió hoy en el recinto que la Cámara baja ejerza "la potestad" que tiene sobre sus miembros "por desórdenes en sus funciones" en relación a su colega José Orellana (Primero Tucumán), a raíz de una denuncia en su contra por abuso sexual.

Troiano planteó al pleno de la Cámara que sobre Orellana "hay una denuncia penal de una empleada administrativa" de una legisladora por "haber sido abusada sexualmente" en uno de los anexos del Parlamento, en Callao 86.

La diputada indicó respecto de Orellana que si bien existe "la necesidad de que esta persona tenga su derecho a defensa", reclamó a la Cámara "la máxima penalidad de este cuerpo ante casos de violencia de género".

Como informó ayer LA NACION, según la denuncia todo sucedió entre las 13 y las 14 de ese viernes 11, en el despacho de Orellana, en el 4° piso del anexo H, ubicado en Callao 86. Las oficinas de Orellana y de Troiano están pegadas. Los hechos se desencadenaron cuando, a pedido de un empleado de seguridad apostado en la planta baja, Luz ingresó llamó a la puerta del despacho de Orellana para ver si había gente. Abajo un grupo de personas lo estaba buscando.

El diputado estaba acompañado por un solo asesor, que dejó solos a Orellana y a Luz para ir a atender, en la oficina de Troiano, la llamada telefónica del empleado de seguridad. Entonces el diputado comenzó el acercamiento, declaró Luz bajo juramento. Tras tomarla de las manos, le dijo: “¿Cómo andás, nena, tanto tiempo? Me contaron que no te la están haciendo pasar bien”. La denunciante explicó que hacía referencia a una situación personal por la que ella atravesaba.

Luz aseguró que después Orellana agregó: “Vos necesitás a alguien que te quiera”. Siempre según la denuncia, sin soltarle las manos, el diputado luego le dijo: “Me encantás desde que te vi”. La presunta víctima contó que intentó desviar la conversación hacia un tema de salud, porque ella padecía un problema con la insulina, y que después procuró salir de la oficina. “Bueno, dipu, me voy”, relató Luz. Entonces, siempre según la denuncia, Orellana la abrazó y comenzó a darle besos en el interior de su oreja izquierda, mientras le decía: “Seguramente nadie te besó así, ¿no?”. Luz declaró que en ese momento se soltó, le respondió: “No, claramente no”, y salió del despacho.

“No pude hacer nada, todo me sorprendió, es como que no podía creer lo que estaba pasando”, dijo Luz, en su declaración, al ser preguntada cuál había sido su reacción ante el comportamiento de Orellana.

En diálogo con La Nacion, el diputado negó la acusación y dio otra versión de los hechos. Aseguró que nunca se quedó a solas con Luz y que ni siquiera hubo un contacto físico que diera lugar a un malentendido. “Ella estaba peleando con un señor en planta baja y cuando subió, me avisó que había una señora buscándome, y yo le pregunté qué había pasado con ese señor, nada más”, dijo el Orellana, y ofreció como testigo a un asesor de él, de nombre Javier, que presenció toda la escena, según el diputado. “Esta denuncia no tiene lógica, sospecho que hay una operación. Esto afecta mi honorabilidad”, se quejó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.