Pilotos británicos y chilenos, en un intercambio con argentinos

Por primera vez, ingleses comandaron aquí aviones de combate
(0)
2 de diciembre de 2001  

Pilotos británicos y chilenos efectuaron vuelos con naves argentinas en Tandil y en Mendoza y oficiales de nuestro país comandaron naves en el Reino Unido como parte de planes de intercambio de tripulación de aviones de combate y de acrobacia.

Por primera vez en la historia aeronáutica argentina dos pilotos del Reino Unido comandaron naves de combate en nuestro país.

Los capitanes británicos James Wootton y Paul Warrick estuvieron al comando de naves Mirage (usadas por los argentinos durante la Guerra de las Malvinas, en 1982), en la base aérea de Tandil, el 21 del actual.

La experiencia de los aviadores ingleses se cumplió veinte días después de que el primer teniente argentino César Cabral tuvo oportunidad de pilotar un avión Tornado GR4, en la base Marham, de Norfolk, Inglaterra.

Fue el segundo intercambio de pilotos que se registró entre el Reino Unido y la Argentina.

El primer acercamiento a las operaciones aeronáuticas entre ambas naciones había ocurrido el año último, cuando el mayor John Drury estuvo en la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, San Luis, y el mayor Charles Walker cumplió una pasantía de cuatro semanas en la I Brigada Aérea, en El Palomar, donde pudo volar Hércules C-130 (nave de transporte).

Casi simultáneamente, pilotos argentinos llegaron a la base de Cottesmore para tripular Sea Harrier, naves que también habían sido desplegadas por los británicos en la Guerra de las Malvinas, de características muy especiales, ya que despegan y aterrizan de manera similar a los helicópteros.

Mientras, el brigadier Chris Dixon, inspector de Seguridad Aérea británica, se reunió con el comodoro Luis Ortiz, de Prevención de Accidentes de la Fuerza Aérea Argentina. El visitante disertó sobre seguridad aérea en El Palomar y en Mendoza.

Contacto con Chile

Paralelamente a la experiencia con pilotos británicos, los oficiales argentinos destacados en la base aérea de Mendoza, sede de la escuela de pilotos de caza, tuvieron la oportunidad de participar en ejercicios con pares chilenos, interesados en probar aviones Pampa (biplaza de entrenamiento avanzado, diseñado en la Argentina) y Sukhoi 27 (integra la escuadrilla de acrobacia Cruz del Sur).

El capitán Pedro Nadeu Pavez comandó un Pampa y efectuó maniobras de formación y simulacros de ataque a blancos terrestres y de combate aire-aire.

En tanto, el capitán Ricardo Costes Sepúlveda, al mando de un Sukhoi, cumplió rutinas de pilotaje y acrobacia en formación y solitaria.

Las experiencias de los chilenos coincidieron con la octava ronda de intercambio entre ambos países, que concluyó con la firma de un acta para planificar futuras actividades.

Entre los intercambios se destacan los de personal en bases antárticas, de medicina aeroespacial, de instructores en las escuelas tácticas de formación de pilotos de combate y de integrantes de escuadrillas de acrobacia.

También confirmaron que el año próximo se hará un ejercicio combinado de búsqueda y rescate en la zona patagónica bajo la responsabilidad operativa del país vecino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.