Piñera se quejó a la Presidenta por las trabas de Moreno

Pidió desactivar "cuanto antes" los frenos al ingreso de productos chilenos a la Argentina
Martín Dinatale
(0)
17 de marzo de 2012  

SANTIAGO, Chile.– Hubo gestos de amabilidad, un intercambio de sonrisas cuando ingresaron en el Palacio La Moneda y siempre se trataron por sus nombres de pila. Pero cuando se reunieron por tres horas ante unos escasos funcionarios, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, le reclamó de manera directa y franca a su par de la Argentina, Cristina Kirchner, "desactivar cuanto antes" las trabas a las exportaciones que sufren los empresarios de su país.

En este tren de reclamos, Piñera también pidió eliminar el método de Guillermo Moreno de analizar caso por caso las empresas afectadas por las restricciones comerciales para evitar demoras en la Aduana, y avanzar hacia un mecanismo de integración que agilice el comercio de un lado y otro de la Cordillera.

Así lo confirmaron fuentes de la Casa Rosada y del gobierno chileno. LA NACION abordó a Piñera en un pasillo del palacio presidencial para hablar del tema, pero expresó tajante: "No voy a hablar del tema. No puedo hablar".

Según se supo, no se mencionó con nombre y apellido al secretario de Comercio argentino. Pero quedó en claro que los planteos de Chile apuntaban a Moreno, y Cristina Kirchner se comprometió a resolver el tema mediante la búsqueda de un mecanismo que redefina la balanza comercial negativa que hoy tienen los chilenos, que supera los US$ 3700 millones en favor de la Argentina. El mismo compromiso de resolver las asimetrías asumió la jefa del Estado dos horas más tarde en la residencia del embajador argentino, Ginés González García, cuando se reunió ante un reducido grupo de empresarios de la Cámara de Producción y Comercio de Chile.

"Piñera dejó en claro que el método Moreno no resiste más y que hay que buscar la forma de destrabar el freno a las exportaciones chilenas cuanto antes en la Argentina", reflexionó ante LA NACION un destacado funcionario del gobierno chileno, que participó de las reuniones de ambos presidentes.

En la práctica, esto significará romper con las negociaciones unilaterales que con cada empresa realiza Moreno, a la hora de sacar barcos con mercaderías varados en la Aduana. Pero tanto la Cancillería argentina como el gobierno de Piñera saben que este esquema deberá ser abordado en forma muy prolija para evitar diferencias con otros países que hoy padecen lo mismo que Chile.

Compromiso presidencial

Uno de los empresarios que estuvo en la reunión con Cristina Kirchner comentó a La Nacion que, tras un largo discurso, en el que abundó en cifras y datos, la Presidenta "se comprometió a dar una solución integral del tema de las restricciones a las importaciones".

Al entender de varios funcionarios argentinos que estaban en la comitiva oficial, esta respuesta de la Presidenta sería una suerte de devolución de favores por el apoyo que hizo el gobierno de Piñera por la causa Malvinas, cuando decidió acompañar el bloqueo de buques con bandera malvinense en sus puertos.

Este cambio de clima que se dio ayer, al menos en lo formal, quedó graficado, de alguna manera, por la misma Cristina Kirchner cuando habló tras su encuentro de tres horas con Piñera: "Siento como que las cosas van cambiando entre Chile y la Argentina. Vamos a tener que tomar decisiones muy importantes en los próximos meses". Piñera asintió con la cabeza y una gran sonrisa. Luego, firmaron siete acuerdos que darán impulso a un plan de integración física y energética.

Entre esos acuerdos figuran el reconocimiento mutuo de títulos académicos, el funcionamiento de controles fronterizos integrados, la cooperación entre la Gendarmería y la Policía de Investigaciones de Chile para luchar contra el crimen organizado, un convenio en materia de donación de órganos y la puesta en marcha de obras de interconexión terrestre, como la de Agua Negra y el paso trasandino de Luján de Cuyo.

En tanto, el ministro de Planificación, Julio De Vido, avanzó ayer con negociaciones para restablecer el intercambio de gas entre ambos países, de acuerdo con el período estacional del año. Lo mismo ocurrirá con un plan de intercambio de energía eléctrica. Pero todos estos temas quedaron por definirse en los próximos meses.

En el tintero quedó el caso de Galvarino Apablaza, el ex guerrillero chileno exiliado en la Argentina y acusado por la justicia chilena por el asesinato del senador de la UDI, Jaime Guzmán.

El diputado de la UDI, Iván Moreira, confirmó a La Nacion que un grupo de legisladores de ese partido, que tiene fuerte peso en el gobierno de Piñera, le entregó anteayer una carta en mano a Cristina Kirchner para reafirmar el pedido. Pero la jefa del Estado no hizo comentario alguno y no trascendió si en la reunión privada que mantuvo con Piñera se tocó el pedido de extradición de Chile por Apablaza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.