Aumenta el desafío contra empresas privadas. Piqueteros coparon un tren suburbano