Pocas transferencias en los tres primeros días de pesificación

La mayoría optó por sacarse las dudas
Hugo Alconada Mon
(0)
27 de enero de 2002  

La flexibilización del corralito que rige desde el miércoles estuvo lejos, muy lejos, de provocar un "aluvión" de pedidos de transferencias bancarias. Los ahorristas, aseguran en los bancos consultados, prefieren esperar antes de pesificar sus depósitos.

La mayoría de los clientes, coinciden desde las entidades bancarias, optó por buscar respuestas a todas sus dudas. Y en lo posible, reiteran, demoraron una definición.

"Sólo vienen a retirar o transferir los que necesitan fondos", dijo Rodrigo Carmona, gerente del departamento de productos del Scotiabank Quilmes. "Se habrán concretado unas mil operaciones por día, una cifra mínima porque la gente prefiere ver cómo se define el panorama en los próximos diez días".

En el Banco Galicia, en tanto, "sí se notaron muchos traspasos de depósitos de las cajas de ahorro en dólares a las cajas de ahorro en pesos", aseguró la vocero Constanza Gorleri, quien advirtió, de todas formas, que "hubo muchas más consultas que pedidos de pesificación".

La tendencia también se repitió en el Banco Provincia, afirmó su vocero, José Pérez Recalde: "Todavía es prematuro hablar de cifras, pero calculamos que la mayor parte de las pesificaciones involucró las cajas de ahorro en dólares y algunos plazos fijos, también en dólares, que estaban vencidos y que fueron pasados a cajas de ahorro en pesos".

El sistema de la polémica

Los voceros del Citibank aportaron otro dato complementario: "Muchísimos vinieron a consultar y de los que hicieron transferencias, la mayoría buscó pesificar. No hubo tantos para cancelar deudas con fondos de antiguos plazos fijos".

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) determinó que desde el miércoles último y hasta el 15 de febrero los ahorristas pueden convertir a pesos hasta US$ 5000 de sus depósitos bancarios al cambio oficial ($ 1,40), lo que equivale a unos $ 7000. Estos fondos se derivarían a cajas de ahorro en pesos, desde donde podrán utilizarse dentro del sistema.

Pero el primer día de flexibilización del corralito comenzó con problemas. Varios bancos no llegaron a adecuar sus sistemas operativos a la nueva disponibilidad de los depósitos, lo que sólo lograron con 24 y hasta 48 horas de retraso.

"No es tan sencillo, los sistemas son bastante complejos", explicó Carlos Heller, gerente general del Banco Credicoop y vicepresidente de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina.

"Para que se pueda operar y los datos estén disponibles hay que darle instrucciones al sistema y ese trabajo demanda por lo menos unas horas", agregó.

En el Banco Ciudad sufrieron un problema similar y optaron por solucionarlo "a mano".

"Los que quisieron transferir depósitos debieron hacerlo en forma manual", explicó Héctor Proverbio, vocero del banco. "El lunes (por mañana) el sistema informático ya estará actualizado y todas las operaciones hechas en los días anteriores estarán computadas".

Sin embargo, la posibilidad de pesificar parte de los ahorros se mezcló con las consultas sobre las anunciadas excepciones al corralito.

A partir del martes quedarán exceptuadas total o parcialmente del cerrojo bancario las personas de 75 o más años, los indemnizados por despido, quienes hayan cobrado seguros de vida por fallecimiento, incapacidad o accidente, y quienes en el país o el extranjero deban someterse a una operación o tratamiento médico o comprar remedios. Y esto derivó en más consultas.

"Es poca la gente que ha decidido movimientos en sus cuentas", dice Juan Pablo Franco, del Banco Río. "En nuestro caso lo que más hubo fueron consultas, pero no sobre pesificación, sino sobre las excepciones."

El fenómeno "muchas consultas, pocas pesificaciones" se repitió en todo el país. Por lo pronto, así ocurrió en Córdoba, donde apenas el 5% de los ahorristas acudió a los bancos entre el jueves y el viernes últimos para descongelar los $ 5000 autorizados.

Ahorristas pensativos

Según datos recabados en las sucursales cordobesas del Banco Galicia, el pase de dólares a pesos fue realizado sólo por gente "que tiene la necesidad urgente, como cubrir un descubierto para poder seguir operando o pagar algo imprescindible", e igual situación se registró en las sucursales de los bancos Francés y Río.

En las filiales meditarráneas del Banco del Suquía, por su parte, sólo se registraron pesificaciones de gente que tiene entre dos o tres mil dólares. "Ven que por ese monto no conviene esperar un año y 12 cuotas", explicaron desde la entidad.

En tanto, desde el Banco de la Provincia de Córdoba reiteraron el latiguillo: "Nadie se apresura, todo el mundo espera para decidirse".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?