Podrían ser menos los pases a retiro en las filas del Ejército

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
El futuro jefe, general Bendini, procura mantener a compañeros de promoción
(0)
27 de mayo de 2003  

El Edificio Libertador fue eje ayer de intensos encuentros frente al anunciado recambio de jefes castrenses. En el octavo piso se desarrolló la reunión de mandos del Ejército, en la que estuvo el futuro jefe de esa fuerza, el general de brigada Roberto Bendini. Allí empezó a delinearse la posibilidad de disminuir la cantidad de pases a retiro, que en el primer esquema incluía a 27 generales.

Anoche se estimaba que la reorganización militar comenzará la semana próxima.

La intención de Bendini, hasta hoy comandante de la XI Brigada Mecanizada, es convencer a algunos generales de su promoción para quedarse en el Ejército bajo su mando.

Así procura disminuir el impacto interno que sufrió el Ejército por la decisión del presidente Néstor Kirchner de retirar al 75 por ciento de la actual conducción.

Frente a esa posibilidad, todavía no fue conformada la línea de mando, en la que rápidamente se deben nombrar al subjefe y a tres comandantes de cuerpo, por lo menos, entre los generales que se mantengan en actividad.

De todas maneras, se entiende que algunas brigadas quedarán al mando de coroneles, ya que no se producirán ascensos de inmediato. Como es habitual, los nombramientos para subir de jerarquías se realizarán a fines de año, en busca de su aprobación en el Senado.

Los cambios en los mandos militares se realizarán a partir del próximo viernes, cuando asuma el brigadier mayor Jorge Alberto Chevallier como jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas. Las profundas modificaciones determinadas en las tres fuerzas se concretarán sólo la semana próxima, según les informó el ministro de Defensa, José Pampuro, a los ya designados jefes militares, cuyos respectivos decretos están en la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia.

Esa determinación que se conoció ayer dejará al teniente general Ricardo Brinzoni la responsabilidad de estar al frente de la ceremonia por el Día del Ejército, que se realizará pasado mañana en el Colegio Militar.

Ese acto es uno de los puntos en discusión para adelantar o no el traspaso del mando dentro del Ejército. Es que el presidente Kirchner debería, en su condición de comandante en jefe, asistir a la conmemoración en la que estarán todos los mandos removidos por su decisión.

Por el contrario, una de las razones en favor de dejar a Brinzoni a cargo del discurso ese día es darle la ocasión de despedirse de la fuerza que condujo durante casi cuatro años. Y disminuir de esa manera la sensación de "manoseo" que sienten muchos oficiales.

El inminente nuevo jefe, Bendini, sabe que el descabezamiento de las fuerzas golpeó duro. "Vamos a trabajar fuerte para salir adelante de esta situación", comentó anoche a LA NACION el general Bendini.

En busca de reorganizarse

En la Armada y en la Fuerza Aérea también analizan en estos momentos sus nuevas cúpulas, con similares problemas para reordenar los cargos ante el escaso número de contralmirantes y brigadieres que continuarán.

Pampuro sostuvo ayer reuniones con Bendini y con los otros jefes designados, el brigadier mayor Chevallier (Estado Mayor Conjunto), brigadier Carlos Rohde (Fuerza Aérea) y contralmirante Jorge Godoy (Armada).

En su primer día entre las fuerzas, el ministro de Defensa tuvo que familiarizarse con muchos nombres y legajos de quienes fueron propuestos para cargos vitales en el sistema militar.

Mientras se barajan los futuros nombramientos, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, sumó su opinión sobre la reestructuración de mandos. Y, precisamente, su aporte no cayó nada bien entre los oficiales. Habló de la necesidad de "oxigenar" a los militares y agregó: "Si bien después de 20 años las Fuerzas Armadas hicieron un camino muy largo recuperando el 80 por ciento de su participación, dentro de la democracia, ésta todavía no está asegurada ni plasmada".

Cuando no son pocos los oficiales -que continuarán en las filas- que reprimen su malestar por la primera decisión concreta del Gobierno, el señalamiento público de Aníbal Fernández no fue bien recibido entre los uniformados.

El profundo recambio militar

Teniente General Brinzoni

  • El jefe del Ejército encabezó ayer la reunión de generales, en el octavo piso del Edificio Libertador. Asistieron todos los oficiales que pasarán a retiro y el futuro jefe, general de brigada Bendini.
  • Hasta anoche las fuentes oficiales aseguraban que Brinzoni dará el discurso en el Día del Ejército, pasado mañana.
  • José Pampuro

  • En su primer día de gestión como ministro de Defensa, José Pampuro escuchó las propuestas para conformar las futuras cúpulas de las Fuerzas Armadas y estudia la propuesta de disminuir el número de pases a retiro.
  • General Bendini

  • El futuro jefe del Ejército busca sumar a su inminente gestión a generales de su promoción que deberían pasar a retiro.
  • Brigadier Chevallier

  • Será el militar más antiguo en las Fuerzas Armadas y asumirá el próximo viernes como jefe del Estado Mayor Conjunto.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.