Críticas. "Polarizante" y "dictatorial", el retrato de la Presidenta en The New Yorker