El vicecanciller británico visita Chile tres días antes que Cristina