Por la crisis de la Fragata, echan al jefe de la Armada

El almirante Paz y dos altos oficiales fueron separados de sus cargos en medio de las acusaciones cruzadas por el envío de la nave insignia a Ghana
Mariana Verón
(0)
16 de octubre de 2012  

La insólita retención de la Fragata Libertad en las costas de Ghana se cobró los primeros responsables políticos. En medio de la cada vez más cruenta interna en el gabinete nacional, ayer dejó su cargo el jefe de la Armada, Carlos Alberto Paz.

En su reemplazo, la presidenta Cristina Kirchner nombró al subjefe, el vicealmirante Daniel Alberto Martin, el primer submarinista que llega al cargo más alto en la Armada.

Sin embargo, lejos de resolverse el conflicto por la decisión de la justicia de Ghana de hacer lugar a una demanda de bonistas extranjeros e impedir que zarpe la Fragata, retenida desde hace 13 días en las costas africanas, las bajas dispuestas por la jefa del Estado abrieron aún más las grietas internas. Esta vez, los más expuestos en la disputa son el canciller Héctor Timerman y el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, este último, afectado por las decisiones de ayer de la Presidenta.

Video

La salida de Carlos Alberto Paz , que llegó a su cargo hace un año, fue la consecuencia de una primera medida de Cristina Kirchner. Por la mañana, la Presidenta había pasado a disponibilidad al comodoro Alfredo Mario Blanco, el autor de una nota del 14 de mayo pasado en la que pedía autorización para cambiar el destino de la Fragata Libertad. En lugar de hacer escala en Nigeria, como estaba previsto, se pedía permiso para hacerlo en Ghana. La nota fue publicada el domingo pasado por el periodista Horacio Verbitsky en Página 12. A ese pase a disponibilidad también se sumó el del secretario general de la Armada, Luis María González Day, que anteayer había dicho que la responsabilidad del itinerario del viaje era compartida entre Defensa y Cancillería.

Desligaba así a la Armada del error. Tanto a Blanco como a González Day les abrieron un sumario administrativo para investigar sus responsabilidades.

Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, con esas dos sanciones de sus subalternos, Paz estaba obligado a dar un paso al costado. Se reunió con Puricelli por la mañana, en el piso 13 del Edificio Libertador, y le dijo que él mismo había autorizado a González Day a hablar en público para aclarar la situación. Se convertía, de esa manera, en el responsable político de apuntar contra los ministros.

"Acá se juegan dos proyectos. Los que quieren una recomposición acrítica con los Estados Unidos, como Puricelli, y los que no, como Timerman", confió una fuente diplomática a LA NACION.

El canciller Timerman canceló ayer un viaje que tenía previsto y pasó gran parte de la tarde en la Casa Rosada reunido con la Presidenta. A las 21.35 se fue, sin hacer declaraciones cuando LA NACION lo abordó apenas dejaba el despacho del secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. En esa línea se inscribe también la ministra de Seguridad, Nilda Garré, ex jefa de la cartera de Defensa y amiga de Verbitsky.

En medio del conflicto, Puricelli quedó herido. Es el responsable de la actuación de la Armada y las primeras medidas tomadas por Cristina Kirchner apuntaron hacia su área de influencia.

Incluso, ayer en los despachos oficiales se analizaba la posibilidad de nombrar a un funcionario cercano a la Presidenta como segundo de Puricelli para ejercer una suerte de control político.

El ministro llegó al cargo a fines de 2010, cuando Cristina Kirchner creó la cartera de Seguridad y puso allí a Garré. Según describían fuentes oficiales, la salida de Paz de la Armada fue una necesidad de Puricelli en busca de descomprimir la presión política.

En medio de los pases de facturas entre un área y otra del Gobierno, ayer se retomaron las negociaciones diplomáticas para conseguir destrabar el fallo judicial que el jueves pasado determinó que la Fragata no podía partir del puerto de Tema.

El vicecanciller, Eduardo Zuain, y el viceministro de Defensa, Alfredo Forti, llegaron a Accra para intentar alguna gestión que destrabe el conflicto. El Gobierno no aceptará el reclamo de los bonistas y no pagará los 20 millones de dólares de caución.

Forti era justamente a quien iba dirigida la carta con el cambio del itinerario de la Fragata. En la misiva se le pedía que reclamara la "debida autorización" a Cancillería para el cambio de puerto.

La gran incógnita es quién firmó esa autorización. "Seguro hay responsabilidades de todos lados", reconocía anoche un funcionario. Por el momento, la Presidenta acotó a Defensa y la Armada en la búsqueda de los culpables de haber permitido que la Fragata parara en Ghana.

Ayer seguían trabajando el área legal de la Cancillería, a cargo de Susana Ruiz Cerruti, para determinar la manera de destrabar el embargo.

La sospecha de la Casa Rosada, por ahora sin pruebas, es que se filtró la información del cambio de puerto a los representantes del fondo buitre NML Capital Limited, que presentaron la demanda.

En la Armada, en cambio, sostienen que no hay filtración posible porque el plan de viaje se arma con anticipación de varios meses y no es secreto.

EL QUE SE VA

Carlos Alberto Paz

Ex jefe de la Armada

Llevaba un año al frente de la Marina. Había reemplazado a Jorge Godoy.

EL QUE LLEGA

Daniel Martin

Nuevo jefe de la Armada


Veterano de Malvinas, era el segundo de la fuerza hasta ayer

DEL EDITOR: qué significa. La pelea en el Gobierno se hizo inocultable. Cayó la cúpula de la Armada. El ministro de Defensa quedó en extrema debilidad. Y la Fragata sigue en Ghana.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.