Por la intervención, los Ciccone enfrentan al Gobierno en Tribunales

Denunciaron la "ocupación ilegítima" de la imprenta y cuestionaron al Estado y a Vandenbroele
Hugo Alconada Mon
(0)
16 de febrero de 2013  

La familia Ciccone dio otro paso para despegarse del escándalo que protagoniza el vicepresidente Amado Boudou. Ahora se presentó ante la Justicia en lo Comercial, donde atacó por "ilegítima" la intervención oficial de la empresa y repudió los acuerdos que firmó su teórico representante, Alejandro Vandenbroele, con el ex banquero Raúl Moneta hasta endeudar la empresa en más de $ 35 millones.

La familia Ciccone concretó ese paso a través de un escrito que presentó en el expediente del concurso y quiebra de la imprenta y que continúa abierto tras la intervención estatal de la planta. Se suma así al escrito que presentó el 20 de diciembre ante el Ministerio de Economía para reclamarle informes sobre la intervención, exigir el llamado a una asamblea extraordinaria de accionistas y anticiparle que evaluaba iniciarles juicios a Vandenbroele y al Estado por sus acciones de los últimos años.

Ante el silencio oficial del ministro de Economía e interventor en la empresa, Hernán Lorenzino, los Ciccone optaron ahora por iniciar su despegue en el ámbito judicial. A tal punto que en su escrito encuadraron la intervención de la empresa como una "ocupación temporaria anormal" que calificaron como "absolutamente ilegítima".

Apenas recibido el escrito, el juez en lo Comercial Javier Cosentino ordenó la apertura de un incidente y trasladó el planteo al Palacio de Hacienda y a The Old Fund, la firma que preside Vandenbroele, para que expresen sus argumentos antes de que el magistrado tome una decisión.

Con la firma de uno de los dos hermanos fundadores de la empresa, Nicolás Ciccone, y de un abogado del estudio Cangueiro & Ruiz Abogados en nombre de Silvia y Graciela Ciccone, las hijas del otro creador, ya fallecido, la familia indicó que aún retiene el 30% de las acciones de la firma, exige datos, explicaciones y que el Estado les pague la indemnización dispuesta por la ley de expropiación.

Sin embargo, indicaron los Ciccone, dado que el ministro Lorenzino no respondió a la consulta que presentaron por la vía administrativa el 20 de diciembre, le pidieron al juez Cosentino "que requiera información al Estado nacional". En particular, sobre el inventario de activos de la empresa, las actividades llevadas a cabo desde la intervención, los costos operativos del uso de sus bienes, cómo se usaron esos bienes y si alguno fue modificado o sufrió algún deterioro o desperfecto.

"En el caso se ha aplicado la figura de la ocupación temporaria anormal, en exceso del derecho que la ley otorga para hacerlo, y con el único y claro fin de apropiarse de los bienes de la sociedad y con el agravante de que tal ilegitimidad se concreta por tiempo indeterminado y sin contraprestación alguna a favor de la sociedad", se quejaron los Ciccone.

Sacudida por el escándalo que estalló en febrero del año pasado, la empresa familiar -rebautizada luego como "Compañía de Valores Sudamericana" tras el desembarco de Vandenbroele- fue intervenida por el Gobierno el 7 de agosto pasado por 60 días, plazo que se prorrogó dos veces sin que hasta ahora se conozca la tasación oficial de la compañía ni se haya iniciado el juicio de expropiación.

Cuatro días antes de que el Gobierno interviniera la empresa, sin embargo, Vandenbroele y Moneta habían completado el círculo de fianzas que terminaron con el ex banquero como último garante de las deudas de The Old Fund y la nueva Ciccone por más de $ 35,5 millones y con una prenda de acciones a su favor. Es decir, que si la familia Ciccone no le devuelve esa fortuna en menos de un año, será Moneta quien cobrará la indemnización del Estado por la expropiación.

En el escrito que presentó ante la Justicia, sin embargo, la familia Ciccone consideraron que la actuación de Vandenbroele "excede la administración ordinaria" de la firma, sin el control debido del síndico o del juez del concurso y que, por tanto, los acuerdos que el presunto testaferro de Boudou firmó con Moneta deben ser declarados "nulos e ineficaces".

Para explicarlo, intentaron sintetizar la compleja operatoria que desarrolló Vandenbroele durante meses y en exceso de sus facultades: "Los actos jurídicos en cuestión, se tratan del otorgamiento de garantías personales de la concursada [la ex Ciccone Calcográfica] a favor de su controlante [The Old Fund] por deudas que originalmente no contaban con esa garantía, que fueron celebradas por la misma persona [Vandenbroele] como representante legal tanto de la concursada [fiadora] como de The Old Fund [deudora afianzada], persona [Vandenbroele] que era además fiador a título personal de una de las deudas".

Para los Ciccone, la única lectura posible de la actuación de Vandenbroele y Moneta es contundente: "Estos actos resultan notoriamente extraños al objeto social de la concursada [por la empresa Ciccone], y han sido realizados por el representante legal [Vandenbroele], en violación a las normas" de la ley de sociedades comerciales.

A lo largo de las 15 carillas del escrito, por el contrario, la familia omitió aludir de manera explícita o siquiera tácita al yerno de Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, quien sirvió de enlace con Vandenbroele y el socio de Boudou, José María Núñez Carmona, durante los últimos dos años y medio.

Sin aludir tampoco a Núñez Carmona por su nombre, los Ciccone optaron por cargar las tintas contra Vandenbroele, al punto de anticiparle al juez Cosentino que le anticipan un eventual reclamo judicial contra el otrora abogado monotributista.

Pero antes, dado que afirman que ni siquiera conocen los detalles de las fianzas y contratos que Vandenbroele firmó con Moneta, le pidieron a la Justicia que lo intimara a entregar copias de todos esos documentos y, también, del escrito que presentó ante el juez federal Ariel Lijo para defenderse de los cargos penales y señalar a Moneta.

Décadas de amor y odio con el Estado

Los Ciccone desarrollaron su firma al calor de sus vínculos oficiales

Fuente: Archivo
  • Nicolás Ciccone

    Fundador

    Profesión: empresario

    Edad: 79

    Rubro: imprentero gráfico
  • Fundador junto a su hermano Héctor de la imprenta que desde 1951 lleva su apellido, mantuvo siempre fuertes vínculos con los gobiernos de turno, ya fueran militares, radicales o peronistas
  • Historia de un desembarco

    The Old Fund y los Ciccone llevan dos años de tensiones

  • 2/9/2010

    La entrega


    La familia Ciccone firma la cesión de acciones de la empresa a favor de una sociedad ignota llamada The Old Fund, que preside Alejandro Vandenbroele
  • 6/2/2012

    Estalla el escándalo


    Laura Muñoz denuncia que su esposo, Vandenbroele, trabaja para Boudou y sería su testaferro
  • 3/8/2012

    Se cierra el círculo


    Vandenbroele firma los últimos papeles con el ex banquero Raúl Moneta, que se convierte en fiador de Ciccone
  • 7/8/2012

    La irrupción oficial


    El Gobierno ordena la intervención oficial de Ciccone por 60 días, sin orden previa de un juez competente, y anuncia que impulsará la expropiación
  • 20/12/2012

    Sorpresa doble


    La Cámara Federal rechaza los planteos de Boudou y ratifica la validez de la causa; horas después, los Ciccone se presentan en el Ministerio de Economía, exigen datos sobre la intervención y anticipan juicios al Estado y a Vandenbroele
  • 15/2/2013

    Movida judicial


    Los Ciccone le piden a la Justicia que obtenga datos de la intervención y dicte la nulidad de los acuerdos firmados por Moneta y por Vandenbroele
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.