¡Por suerte ya no soy kirchnerista!