Posse deja su cargo: sólo duró 12 días

Lo reemplazará el diputado Bullrich
Laura Rocha
(0)
23 de diciembre de 2009  

El ministro de Educación de la Capital, Abel Posse, renunciará hoy a su cargo, en el que habrá estado tan sólo 12 días. Su salida del gobierno porteño fue confirmada anoche a LA NACION por altas fuentes del macrismo.

El funcionario redactaba anoche la renuncia como corolario de las fuertes presiones gremiales y de políticos opositores que surgieron a raíz de su reclamo de una mayor represión del delito y de las fuertes críticas que formuló a los sindicatos docentes.

Según pudo saber LA NACION, Posse será reemplazado por Esteban Bullrich, diputado nacional por Pro, quien, no obstante, no asumiría en forma inmediata.

El anuncio del alejamiento del ministro será dado a conocer hoy durante una conferencia de prensa que brindará el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien hace apenas tres días había justificado la designación del ex diplomático al frente de la cartera educativa de la ciudad.Posse, de 75 años, había asumido el cargo el 11 de este mes y, pese a las crecientes críticas, había sido confirmado por el jefe de gobierno, Mauricio Macri.

Bullrich habría recibido ayer el ofrecimiento para reemplazarlo. El diputado macrista ya había sido mencionado como uno de los candidatos a reemplazar a Mariano Narodowski (predecesor de Posse), involucrado en una causa judicial por espionaje telefónico.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

En aquel momento Bullrich había declinado asumir esa responsabilidad, tal como hicieron otros dirigentes de Pro. El legislador es un político cercano a Rodríguez Larreta dentro de la estructura del partido. Fue elegido diputado nacional en 2005. En 2008 presidió durante seis meses el Ministerio de Desarrollo Social porteño, antes de que asumiera la actual ministra, María Eugenia Vidal.

En los 14 días que mediaron entre el anuncio de su designación y su renuncia al cargo, Posse fue cosechando el rechazo de los más diversos sectores. Los primeros en pronunciarse en ese sentido fueron expertos en educación, que argumentaron la falta de experiencia del diplomático en temas educativos y de gestión.

Se dijo, entonces, que la idea del gobierno porteño era colocar a Posse como cara visible del ministerio, pero dejar que la gestión cotidiana de esa cartera quedara en manos de los técnicos que habían acompañado durante dos años a Narodowski; entre ellos, el virtual viceministro del área, Andrés Ibarra, hombre de confianza de Macri.

Luego de la publicación de un artículo de Posse sobre seguridad pública en LA NACION, a ese primer rechazo se sumó un abanico de voces: sindicatos docentes, organizaciones sociales y de derechos humanos, legisladores porteños y grupos vinculados con el kirchnerismo.

"Misógino y Xenófobo"

Básicamente, lo acusaron de "misógino" y de "xenófobo" a raíz de hechos sucedidos durante su gestión como cónsul en el exterior.

Los gremios, que llevaron la voz cantante de esta oposición, junto con sectores del campo educativo, aclararon siempre que no se sentarían a negociar salarios ni condiciones de trabajo con Posse, advirtieron que peligraba el comienzo de clases en 2010 y organizaron incluso un "acto festival" frente a la Jefatura de Gobierno porteña, el viernes pasado, para exigir su renuncia.

Posse cosechaba opositores hasta en el mundo virtual. Durante la semana pasada circuló una carta por e-mail, que recolectó cientos de firmas, en la que se pedía que renunciara al cargo, y se abrieron varios grupos en Facebook en contra del ministro.

Esas voces no tardaron ayer en opinar sobre la dimisión: "Creemos que es un triunfo de la democracia y de todas aquellas organizaciones sociales, de derechos humanos, políticas y sindicales que en estas dos semanas hemos exigido su salida del gobierno", dijo en declaraciones a la agencia Télam el secretario adjunto de Ctera-Capital, Alejandro De Michelis.

"Logro"

"Realmente hemos logrado que el gobierno retrocediera en esta designación", agregó, y sostuvo que "las palabras «nunca más» no deben ser olvidadas por ningún gobierno ni funcionario".

"En el área de Seguridad tienen un jefe de policía preso [Jorge Palacios] y otro procesado [Osvaldo Chamorro], y dentro de Educación tienen en su haber un ministro renunciado e imputado [Narodowski] y ahora otro que dura en el cargo menos de dos semanas. Es un nivel de improvisación absoluto", afirmó Diego Kravetz, presidente del bloque peronista en la Legislatura porteña.

En el mismo sentido se pronunció el legislador Juan Cabandié y Gonzalo Rua Nova, del sabbatellismo porteño.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.