"Pregúntenle a Dios por qué me tocan todas las causas"

El juez Oyarbide respondió de este modo cuando le consultaron sobre el sistema de sorteo de casos
(0)
4 de diciembre de 2012  

El juez federal Norberto Oyarbide apeló a una ironía para responder por qué muchas de las causas más sensibles para el poder político terminan en sus manos. "Yo no hago el sorteo. Pidan una audiencia a Dios y pregúntenle por qué me tocan todas las causas a mí", respondió, al ser consultado sobre las críticas surgidas en torno a supuestas maniobras para direccionar las investigaciones a su juzgado. Y después agregó: "Yo no hago el sorteo, es electrónico. Y el día del apagón, incluso, se hizo manualmente y llegó a mi juzgado. Averigüen en la Cámara".

El magistrado reveló en una entrevista con radio América que no renunciará a su cargo. "Son todas mentiras. Eso es lo que desean muchos, para ocupar el juzgado federal 5. Voy a continuar todo el tiempo que Dios me dé, porque es para mí muy importante hacerlo. ¿Por qué me tengo que jubilar yo?"

Adelantó también que en los próximos días tomará una decisión clave en la causa en la que se investiga a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender por presunta corrupción con fondos administrados por Madres de Plaza de Mayo.

En tren de intimidad contó que al final se casará con su pareja , a pesar de que hace algunas semanas había desmentido esa información.

  • Norberto Oyarbide

    Juez federal


    Anunció que en los próximos días tomará decisiones clave en la causa en la que se investiga a los hermanos Schoklender
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.