Preocupa en el Senado legislar bajo presión