Estados Unidos. Preocupa la estatización al gobierno de Obama