Presentó la renuncia Esteban Caselli

Duhalde revocó la sanción contra Espeche
Jorge Elías
(0)
23 de mayo de 2003  

El secretario de Culto, Esteban Caselli, presentó ayer su renuncia al cargo ante la secretaría privada del canciller Carlos Ruckauf, ausente con aviso por encontrarse en una visita oficial a Perú, según confirmaron anoche a LA NACION fuentes diplomáticas. Al mismo tiempo, el presidente Eduardo Duhalde había desestimado el día anterior las sanciones contra el embajador en el Vaticano, Vicente Espeche Gil, promovidas por el renunciante ante la junta calificadora del Servicio Exterior.

La renuncia de Caselli, no confirmada por las áreas de Culto y de Prensa de la Cancillería, fue recibida en LA NACION por fax. En el texto, con membrete y firma, no figuraba el número de remitente. "Cuidadosamente borrado", según una fuente diplomática, testigo, por la tarde, de un pedido curioso de una asistente del área de Culto: los números de fax de la mayoría de los medios de comunicación.

En la carta, dirigida a Ruckauf, Caselli se muestra "en total desacuerdo" con el segundo dictamen de la junta calificadora en el sumario instruido a Espeche Gil a raíz de declaraciones publicadas en un libro periodístico que consideró agraviantes.

En ese segundo dictamen, la junta calificadora (integrada por los embajadores Jorge Hugo Herrera Vegas, María Esther Bondanza, José María Berro Madero, Jorge Lampsenson y Federico Bartfeld) creyó conveniente dar marcha atrás en las sanciones dictadas en un principio contra Espeche Gil (suspensión por un año sin goce de sueldo). En especial, por las señales de Duhalde: le había transmitido "tranquilidad" en diálogos telefónicos.

La renuncia de Caselli, en caso de ser oficializada y aceptada, viene a ser el epílogo de un caso sin precedente en la historia de la diplomacia argentina en el cual un secretario de Estado impulsa sanciones contra un embajador por sentirse injuriado y, al mismo tiempo, eleva la causa ante la Justicia, en la cual sigue su curso.

Llamada de Atanasof

De la decisión de Duhalde se enteró Espeche Gil por una llamada telefónica del jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, según confió a LA NACION una fuente diplomática.

En tren de confirmar la renuncia de Caselli, las respuestas obtenidas por LA NACION en las áreas de Culto y de Prensa de la Cancillería habían sido coincidentes, inusuales y desconcertantes: no sabían nada.

Hasta el vicecanciller, Martín Redrado, a cargo de la Cancillería en ausencia de Ruckauf, se mostró sorprendido ante la consulta de su propia gente, según trascendió.

Por la noche, sin embargo, una fuente diplomática confirmó que la carta había sido presentada por la tarde en la secretaría privada del canciller.

Caselli aduce en el texto que el segundo dictamen ha sido tomado por la junta calificadora por la carta de lectores de Espeche Gil publicada en LA NACION, "sin firma, remitida supuestamente por el citado embajador", un día después de que fuera revelado el caso en estas mismas páginas. En ella figuraban la firma y el cargo, como es de forma.

Medidas paralelas

Más allá de su decisión al filo de la transición presidencial, la Asociación Profesional del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación (Apcpsen) ha decidido formar una comisión especial que analice los antecedentes del caso Espeche Gil.

Estaría integrada por miembros del Consejo Superior de Embajadores, el presidente de la Asociación de Retirados, el embajador más antiguo en actividad y el presidente del tribunal de ética de la Apcpsen.

A su vez, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados estudia la posibilidad de convocar a los embajadores firmantes de la junta calificadora (cuatro sobre cinco) con tal de que informen sobre los motivos por los cuales aprobaron las sanciones contra Espeche Gil por haber hecho las declaraciones, negadas por él mismo, que recogió Olga Wornat en el libro "Nuestra Santa Madre", de Ediciones B, y por las cuales Caselli se sintió agraviado.

En ello talló, sobre todo, la expresión "manejos oscuros", adjudicada a la supuesta actitud de Caselli mientras era embajador en el Vaticano. Es decir, durante la presidencia de Carlos Menem.

El caso, según Apcpsen, nutre sospechas de parcialidad: "Una es la inversión de la carga de la prueba: no es el imputado quien tiene que probar que no dijo algo, sino que es el que alega que alguien dijo algo quien debe probarlo -dice un comunicado-. La otra, referida a las disposiciones legales que se habrían violado, no sería de aplicación en el caso concreto, ya que, aun en el hipotético caso de haber existido las declaraciones que se imputan, las mismas no pueden considerarse como que comprometan la política interna o externa de la República, ni que se inmiscuyan directa o indirectamente en los asuntos internos del Estado receptor".

Señales de alivio

Desde el comienzo, Espeche Gil recibió señales de alivio de la presidencia, según una fuente allegada a él.

Su hermano, Miguel Angel, también diplomático, remitió una carta a la primera dama, Hilda González, que tuvo buena acogida.

La primera noticia, publicada el 10 del actual en LA NACION, rompió el círculo de silencio en el cual se movía el caso. Cerrado por Duhalde, finalmente, poco antes de que circulara el pedido de renuncia de Caselli.

Definición

  • Caselli

    "Elevo a usted la renuncia a mi cargo de secretario de Culto con el que tuviera la deferencia de honrarme en el mes de enero de 2002"
  • "Al cabo de los 14 años que he permanecido en la función pública he sido siempre fiel a mis principios, trabajando con el mayor empeño por el bien del país y por la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana "
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.