Presión a los jueces y al Gobierno

Luis Laugé LA NACION
(0)
16 de diciembre de 2009  

Quienes conocen a Hugo Moyano saben que el jefe de la CGT no da puntada sin hilo y no iba a organizar semejante acto solamente para celebrar el Día del Camionero e inaugurar para la atención de sus afiliados el ultramoderno Sanatorio Antártida.

Moyano se aseguró en el palco del club Vélez Sarsfield, y ante una multitud formada exclusivamente por militantes de su gremio -con la presencia de la presidenta Cristina Kirchner y de Néstor Kirchner- los comprometió con un discurso de defensa de las obras sociales. Moyano dijo que debido a la "buena administración" de esos fondos se pudo construir el Antártida.

El tiro por elevación de Moyano, según confiaron a LA NACION fuentes allegadas al camionero, apuntó a desalentar el avance de las investigaciones judiciales sobre los remedios adulterados (que lleva Norberto Oyarbide) y sobre irregularidades en la obra social de su gremio (la causa que instruye Claudio Bonadío). Supone que el apoyo que recibió Moyano del Gobierno puede ayudarlo a disuadir a los jueces.

Total, si el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández -presente en Vélez-, impidió que el juez José Sudera interviniera en el conflicto de la Asociación Argentina de Aeronavegantes para que consagrara ganadora de la elección a la lista Celeste antioficialista, "por qué no haría gestiones ante otros jueces", dijo un aliado de Moyano a LA NACION.

Desconfiado por naturaleza, Moyano no dejó al propio Gobierno fuera de las sospechas por la embestida judicial. Sus palabras fueron medidamente ambiguas cuando se refirió al tema.

Moyano le anticipó a Cristina Kirchner una próxima jugada, al destacar la función que cumplen las obras sociales. Pretende que el Gobierno desempolve el decreto que estaba a la firma de la Presidenta para abonar 3200 millones de pesos atrasados a las 300 obras sociales existentes, que están depositados en el Banco Nación.

El Gobierno prefiere cajonear la decisión a raíz del escándalo de las denuncias contra las droguerías y la posterior prisión preventiva que dictó Oyarbide al bancario Juan José Zanola. Pero Moyano espera ansioso una determinación.

Para endulzar los oídos de la Presidenta (y de Néstor Kirchner, si pretende la candidatura presidencial en 2011), Moyano destacó el "coraje" de Cristina Kirchner, y le prometió el apoyo "de miles de trabajadores a su proyecto de gobierno".

La Presidenta volvió a defender a los sindicatos "fuertes", en otra demostración de apoyo al modelo sindical que encarna la CGT.

La demostración de poder de Moyano cautiva a sus aliados gremiales y al Gobierno, pero sigue enfrentándolo con sus tradicionales rivales y tiene fracturada a la CGT.

Gerónimo Venegas y Luis Barrionuevo encabezan el peronismo sindical disidente antikirchnerista y mantienen la postulación presidencial de Eduardo Duhalde para 2011.

En igual sintonía están "los Gordos" (grandes gremios), pero esperan 2011 para conocer los candidatos del PJ y allí decidir.

Ninguno de ellos estuvo ayer en el palco de Vélez. Moyano se mostró sólo con su reducido grupo de incondicionales, más un puñado de gremios grandes, como Smata, la UOM y Obras Sanitarias.

También en la vereda de enfrente, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) defiende la libertad sindical, que halló eco en los fallos de la Corte, en contra del modelo sindical que defiende Moyano.

La Corte aceptó que se elijan delegados no afiliados a un gremio y que tengan fueros los delegados de sindicatos simplemente inscriptos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.