Presión de la Casa Rosada por la reforma electoral

Quiere que el Senado le dé dictamen de comisión esta semana y vaya a votación la próxima
Mariano Obarrio
(0)
23 de noviembre de 2016  

El gobierno de Mauricio Macri aceleró ayer la presión sobre los senadores del peronismo para que aprueben esta misma semana el dictamen de comisión de la ley de reforma política, que incluye la boleta única electrónica (BUE), y denunció que si el PJ posterga la sanción sería para que “se siga votando” con la vieja boleta de papel.

La Casa Rosada buscó así exponer a los senadores del PJ que se oponen. Ellos exigen aplicar el sistema en forma gradual en 2017 y que el recuento de votos sea manual, sin dispositivo digital. El Gobierno aceptaría cierta gradualidad. Pero impulsa el doble conteo de votos: tecnológico y manual.

El conflicto está trabado en el Senado y el Gobierno necesita el dictamen de comisión esta semana para que se apruebe la semana próxima en el recinto y pueda ser revisado por Diputados el 14 de diciembre, en sesiones extraordinarias.

Consultado por LA NACION en una conferencia de prensa sobre esa demora, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue terminante: “No hay excusas para que este tema no se trate esta semana en el Senado”. Y denunció: “Cualquier maniobra de postergarlo simplemente es validar la postura de la ex presidenta Cristina Kirchner, que es la única que dijo que había que seguir votando con la boleta de papel”.

El ministro Rogelio Frigerio también exhortó al PJ: “Nosotros dimos muestras de amplitud en el debate y aceptamos cambios. Pero la sociedad reclama que avancemos y nos modernicemos, y esperemos que esto se pueda resolver en el Senado en estas dos semanas”.

En la Casa Rosada miran con atención la reunión a la que convocó para mañana el jefe del bloque del FPV, Miguel Pichetto, con todos los gobernadores del PJ, para buscar una postura uniforme. Además, esperan que mañana se reúnan las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto, que presiden los senadores Marcelo Fuentes y Juan Manuel Abal Medina. En Balcarce 50 sospechan que dilatan el debate para que caiga la BUE.

Frigerio negoció más apoyos de gobernadores de origen peronista: Sergio Uñac, de San Juan; Lucía Corpacci, de Catamarca; Alberto Rodríguez Saá, de San Luis, y Carlos Verna, de La Pampa. Se sumarían a los nueve mandatarios que la semana pasada le dieron el respaldo a Macri en Olivos. Pero hay varios jefes provinciales peronistas que rechazan el proyecto, como Juan Manzur (Tucumán), Gildo Insfrán (Formosa) y la ex kirchnerista Claudia Ledesma Abdala (Santiago del Estero), además del socialista Miguel Lifschitz, de Santa Fe.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.