Prevén una fuerte tensión política en la Asamblea Legislativa

Cristina inaugurará las sesiones ordinarias y la oposición teme una agresión del oficialismo
Cristina inaugurará las sesiones ordinarias y la oposición teme una agresión del oficialismo
Gustavo Ybarra
(0)
23 de febrero de 2015  

En medio de la creciente tensión política generada por la muerte del fiscal Alberto Nisman, la Asamblea Legislativa del próximo domingo 1° de marzo se presenta como un nuevo campo de batalla en el camino a las elecciones presidenciales de octubre, ya que enfrentará a Cristina Kirchner con la mayoría de los dirigentes políticos a los que involucró en una supuesta maniobra de desestabilización de su gobierno por haber participado de la marcha del silencio del miércoles último (18-F).

A la carta de la jefa del Estado en la que acuño la teoría del "partido judicial" y lanzó munición gruesa contra la oposición se suma la decisión del kirchnerismo más rancio de preparar el 1-M como una multitudinaria movilización al Congreso para confrontarla con la convocatoria que tuvo la marcha organizada por un grupo de fiscales en homenaje a Nisman.

Es en este tenso y complejo escenario político en el que las principales fuerzas de oposición con representación legislativa comenzaron a analizar la estrategia a adoptar el próximo domingo.

Todo indica que los legisladores de esos bloques estarán en el recinto para escuchar a la jefa del Estado dar su discurso sobre el Estado de la Nación ante la Asamblea Legislativa.

Pero, advierten, la paciencia será escasa. "Mi idea es que debemos estar presentes, pero ante la primera agresión tendríamos que tomar alguna actitud. Eso es lo que vamos a decidir en los próximos días", adelantó a LA NACION el jefe de la bancada de senadores radicales, Gerardo Morales (Jujuy).

En la misma línea se manifestó el peronista disidente y líder del Interbloque Federal del Senado, Adolfo Rodríguez Saá (San Luis). "Creo que tenemos que ir, pero advirtiendo que no vamos a aceptar ningún desvío institucional", afirmó el senador.

Las palabras del puntano ponen en su real dimensión las prevenciones que existen en la oposición ante lo que consideran un incremento de la virulencia política por parte de la Casa Rosada y el oficialismo.

Ayer lo insinuó la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño, quien destacó que "el tono de las últimas aperturas de sesiones fue muy agresivo para los que no somos oficialismo".

Aunque resulte llamativo, la misma visión tienen en el kirchnerismo. "Ésta será la campaña electoral más violenta de la historia", dijo el senador Marcelo Fuentes (FpV-Neuquén) a LA NACION, en alusión a la denuncia elaborada por Nisman contra la Presidenta por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA.

Lo concreto es que de las palabras de Rodríguez Saá se desprende que la oposición podría reaccionar no sólo ante un desborde de las barras -algo que ocurrió en anteriores Asambleas Legislativas y que el kirchnerismo promete contener en esta oportunidad-, sino que también podría haber algún tipo de medida ante un nuevo embate discursivo de Cristina Kirchner.

La última Asamblea Legislativa con alta tensión política que se recuerda fue la de 2010, con la crisis por el uso de las reservas del Banco Central para pagar deuda a flor de piel. Fue el corolario de un verano en el que Cristina Kirchner destituyó a Martín Redrado del BCRA, puso en su lugar a Mercedes Marcó del Pont y, un mes después y ante el pleno de ambas cámaras legislativas reunidas en Asamblea Legislativa, anunció que había firmado un decreto de necesidad y urgencia para ordenarle a la entidad monetaria girarle al Tesoro los fondos para cancelar deuda.

Sesiones

La escalada del enfrentamiento político tendrá esta semana dos muestras que podrían convertirse en un anticipo del clima que se vivirá en el recinto de la Cámara de Diputados el próximo domingo.

La primera escala será la sesión de pasado mañana en la Cámara baja, en donde el oficialismo intentará sancionar la reforma del sistema de inteligencia que impulsó el Gobierno tras la crisis en la Secretaría de Inteligencia (SI) que desnudó la muerte de Nisman.

La segunda escala será el viernes, en el Senado, cuando se realizará la sesión preparatoria en la que se elegirán las autoridades de la cámara.

Si bien no habría cambios importantes, Morales ya anticipó que volverán a la carga y pedirán la suspensión como presidente del Senado de Amado Boudou, ahora con un procesamiento confirmado por la Cámara Federal.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.