Primer acuerdo entre Cristina y Macri

Presentaron juntos una obra ferroviaria; el primo del jefe de gobierno porteño es parte del negocio
(0)
24 de enero de 2008  

Después de cuestionarse durante meses por la frustrada transferencia de la Policía Federal, la presidenta Cristina Kirchner y el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, se encontraron ayer por primera vez en la Casa Rosada, donde firmaron un convenio para soterrar el ex ferrocarril Sarmiento. Es la primera obra que proyecta el gobierno kirchnerista junto con Macri, uno de los principales adversarios políticos del Gobierno.

En el acto, la Presidenta y Macri se deslizaron algunas acusaciones. Macri pidió no ser discriminado por formar parte de otro partido y Cristina Kirchner cuestionó que la Capital no ayudara en los trabajos que la Casa Rosada financia en suelo porteño.

El gobernador Daniel Scioli también participó en el acuerdo, que convertirá al tren en lo más parecido a un subterráneo entre el barrio de Caballito y el municipio bonaerense de Moreno.

La obra se dividirá en tres etapas. En este caso, se presentó la primera parte, de Caballito a Ciudadela, que demandará un trabajo de tres años y costará unos 1000 millones de dólares. Entre las empresas adjudicatarias aparece Iecsa, de Angelo Calcaterra, primo de Macri. La licitación la hizo el Gobierno cuando Jorge Telerman conducía la ciudad.

Macri y el kirchnerismo llevaron al encuentro de ayer meses de disputas políticas. El soterramiento del Sarmiento vale ahora como un gesto de distensión. En verdad, ya había un principio de tregua entre kirchneristas y macristas, gestado en conversaciones secretas por funcionarios de ambas administraciones. El Gobierno evaluó que no le convenía enfrentarse con un mandatario que ganó con el 60 por ciento de los votos y Macri concluyó que a él tampoco le servía quedar fuera de la lista de obras que financia la Casa Rosada.

Desde hace algo más de un mes, Julio De Vido conversa con actores del gobierno porteño; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, habla con los diputados macristas Paula Bertol y Federico Pinedo, y el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, se comunica con su par porteño, Guillermo Montenegro. Todos se reclaman calma.

En ese contexto se llegó al acto de ayer. Allí, Macri dijo sentirse "muy contento" por pasar a formar parte de los beneficiarios de la obra pública kirchnerista y apuntó algunos pedidos. "Esperemos que sea la primera de muchas obras. La gente cree que tenemos que trabajar juntos", dijo a la Presidenta. Pidió no ser discriminado por su carácter opositor.

También habló de "apurar" los trabajos en Aeroparque, avanzar con la autopista ribereña y "darles uso" a los terrenos por donde circula el tren. Estas tierras, en poder del Organismo de Administración de Bienes (Onabe; depende de la Nación), quedarán incorporadas a la traza urbana porteña una vez que se soterre el ferrocarril. Más claro: serán tierras ubicadas en dominios macristas, pero en poder del gobierno kirchnerista. Macri pretende que las transfieran a la ciudad.

Ante tales reclamos, la Presidenta respondió que el kirchnerismo "siempre trabajó con todos, sin preguntar de qué partido eran", y luego cuestionó el pedido de Macri sobre las tierras del Onabe.

Resulta que, en el proyecto de soterramiento, el costo del trabajo en las dos últimas etapas, sobre territorio bonaerense, será financiado en parte por la venta de las tierras y propiedades del Onabe. Para que las tierras tengan valor, cada municipio debe permitir que allí se construyan inmuebles. Si no, el negocio resulta insignificante.

Según admitieron dirigentes kirchneristas, la Presidenta esperaba que Macri diera alguna señal para la zonificación de esos terrenos, de modo que tuvieran valor comercial y que así pudieran financiar parte de la obra. En cambio, se encontró con un reclamo por la cesión de las tierras. El trabajo en suelo porteño lo pagará la Nación.

"Lo invito a firmar un acuerdo de racionamiento de energía. La Capital tiene un altísimo consumo de energía, así que podemos trabajar juntos ahí. Esto es lo que quiere la sociedad de nosotros", concluyó. O sea: si no ayuda con plata para las obras, al menos que lo haga con el ahorro de energía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.