Primer día de clases, tras 41 días de huelga

La pelea gremial fue ayer motivo de debate en los colegios
Mariela Arias
(0)
29 de mayo de 2007  

RIO GALLEGOS.- Las clases llegaron aquí con la primera gran helada del año. La ciudad amaneció con varios grados bajo cero y cubierta de un manto blanco. Pero, a diferencia de los últimos tres meses, el ritmo fue frenético a las 7.30, pese a la oscuridad, cuando las escuelas empezaron a inundarse de chicos, padres y adolescentes.

Después de 12 semanas de huelga docente, en Santa Cruz ayer empezaron las clases. En todos los patios y gimnasios de las 268 escuelas hubo clima de primer día de clase. En algunos establecimientos se habló más que en otros del conflicto.

"Los docentes lucharon por su dignidad", explicó Georgina Sosa, estudiante de tercer año de la orientación Humanidades y Sociales del colegio Julio Ladvocat. Eran las 11 de la mañana cuando el curso compuesto de unos 25 alumnos intercambió sus impresiones con LA NACION.

Para los jovencitos que cursan el último año del nivel medio, la mayor preocupación fue saber si iban a perder el ciclo escolar. "La mayoría queremos seguir estudiando y pensamos que sería feo que nuestros certificados analíticos dijeran que pasamos por decreto", afirmó un joven que quiere ser gastrónomo.

Dicen que estudiarán para ser abogados, contadores o escribanos. "A mí me daba mucha pena ver a mis docentes en la carpa blanca", aseguró desde el fondo otra jovencita. "Pero ellos pelearon por su salario", respondió otro. "Lo salarial no refleja todo lo que se consiguió", aclaró Julio Huenul, profesor de Historia Argentina de los siglos XIX y XX. "Se logró que mucha gente se movilizara", explicó el docente, que también es subdelegado sindical de la escuela.

Luego de tres meses de conflicto, con 41 días de paro, carpas blancas, cortes de ruta y movilizaciones históricas en toda la provincia, ayer la conducción del gremio docente firmó un acuerdo con el gobierno provincial en el cual se pautaron mejoras salariales (como se informa por separado).

En el Polimodal 25 Lago del Desierto, que tiene 250 alumnos en el turno mañana, se vivió un clima muy especial. "Fue una inauguración del ciclo lectivo porque terminó la huelga y también porque regresamos a las aulas, pese a que nuestra escuela tenía la postura de seguir con las medidas de fuerza", dijo a LA NACION Patricia Vega, profesora en Letras. Ella, al igual que muchos de sus compañeros, cumplió turnos en la carpa blanca instalada frente a la gobernación santacruceña, que aún continúa en pie.

En esta escuela, durante los tres meses que duró el conflicto docente, la actividad fue casi nula; hubo un 95 por ciento de adhesión.

Antes de empezar las clases la directora Pamela González, quien también estuvo adherida al paro, se dirigió a los alumnos y habló del conflicto. "Les conté del proceso que vivimos. Les dije que nosotros dimos una lección de civismo, limpia y honesta", relató más tarde a LA NACION.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.