El análisis. Primero las reformas, después el dinero