Privatizadas y petroleras, en alerta