Prometen un superávit presupuestario

El Presidente dijo que la semana próxima el Congreso comenzará a tratar el proyecto que regirá las cuentas fiscales de 2002
(0)
29 de diciembre de 2001  

El presupuesto 2002 será superavitario. Así lo prometió ayer el presidente Adolfo Rodríguez Saá, que precisó que el gasto político se recortará en un 40 por ciento.

El Presidente indicó que "a más tardar" la semana próxima el Congreso tendrá en sus manos el presupuesto para debatirlo y dar paso a las nuevas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Quiero tener un presupuesto equilibrado, no lográndolo a costa de los sectores más desprotegidos, sino de la reducción del gasto superfluo", indicó el titular del Ejecutivo en una reunión con los representantes de entidades periodísticas.

En este sentido, se comprometió a lograr un proyecto al menos con un ligero superávit, sobre la base del corte del 40% de los cargos políticos y del ahorro generado por la suspensión parcial en el pago de la deuda externa.

Nuevos tributos

Además, adelantó que habrá una reforma tributaria que combinará impuestos que cobre la Nación con otros que sean recaudados por las provincias y "un fondo compensador" para no provocar conflictos entre las jurisdicciones.

En cambio, el Presidente ratificó que no habrá "ni devaluación ni dolarización". Aseveró :"Ni en sueños".

Rodríguez Saá dijo que afrontaba el desafío de gobernar con déficit, ya que su experiencia previa en San Luis lo había "acostumbrado" a gestionar con recursos "suficientes".

El gabinete de ministros dedicó una buena parte del día de ayer a analizar este proyecto de ley. El secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, y el subsecretario de Presupuesto, Dante Sica, se cruzaron entre la Casa de Gobierno y el Palacio de Hacienda.

El Parlamento quiere tratar el presupuesto en simultáneo con el polémico proyecto de la tercera moneda, el argentino, que al menos por un tiempo convivirá con el dólar y el peso. El presidente de la comisión de presupuesto de Diputados, Jorge Matzkin, confirmó ayer a LA NACION que se trabaja para "enviarlo la semana próxima" a la Cámara baja.

Matzkin precisó que habrá un recorte sustancial en el área de "bienes y servicios no personales", referida al gasto en electricidad, agua, teléfonos y autos, entre otros rubros.

Asistencia garantizada

Por otra parte, el presidente Rodríguez Saá ratificó que los planes de asistencia social serán pilares de su gestión. "Habrá arroz y carne para llevar confianza", destacó el jefe del Estado.

En la misma sintonía, el director general de Aduanas, Mario Das Neves, anunció que el Gobierno resolvió liberar zapatillas, autobombas y ambulancias, retenidas en la Aduana y derivarlas a los más necesitados y a localidades del interior. "Hoy (por ayer) el Presidente firmó un decreto -dijo Das Neves tras la reunión de gabinete- que dispone que se van a distribuir 158.412 pares de zapatillas que vergonzosamente han estado residiendo en los últimos dos años en las terminales del puerto de Buenos Aires."

El director de Aduanas señaló que "éste es un trabajo en horas, por supuesto que también hay miles de prendas, desde camperas hasta pantalones".

Además, anunció que "rápidamente hemos liberado dos autobombas, una que va a los Bomberos Voluntarios de Villa María, en Córdoba, y otra a los Bomberos Voluntarios de Totora, en la provincia de Santa Fe, y una ambulancia para el hospital de Cuyo".

El funcionario dijo que esta actitud reflejaba que "a partir de ahora cada vez que entre una autobomba o una ambulancia, va a estar en no más de una hora determinado el destino inmediato". Y enfatizó que "lo mismo va a pasar con las otras mercaderías con un ingrediente: lamentablemente, y esto causa vergüenza, acá ustedes, por ejemplo, no ven los alimentos, pero se decomisan muchas veces alimentos, se dejan vencer, se pudren, se tiran y no llegan a la gente".

El presidente Rodríguez Saá instruyó a sus ministros a que subrayen la premura de sus decisiones, como una forma de diferenciarse del ex presidente Fernando de la Rúa, a quien se le atribuía una actitud más vacilante y lenta. Ello se notó cuando Das Neves dijo que "esto es lo que hemos hecho en apenas una hora y realmente tenemos la satisfacción de que el Presidente en apenas una hora también ha podido firmar este decreto".

Previamente, había destacado que "el Presidente ha hablado de hechos y entonces como hoy hemos concretado hechos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.