Prorrogarán las sesiones extraordinarias

El Gobierno extenderá hasta el 28 de febrero el período convocado hasta el 21 del actual; aceptarían incluir proyectos del PJ
Martín Dinatale
(0)
13 de diciembre de 2001  

En un intento por materializar la anunciada concertación y negociar con la oposición una agenda legislativa común, el Gobierno anunció anoche a los titulares de la Cámara de Diputados y del Senado su disposición de ampliar el período de las sesiones extraordinarias del Congreso hasta el 28 de febrero próximo. A la vez, planteó como variante incorporar en el listado de extraordinarias algunos temas que propondrían los hombres del justicialismo y de otras bancadas.

Según confiaron a LA NACION fuentes autorizadas de la Casa Rosada y del Congreso, el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, se comunicó telefónicamente con el presidente provisional del Senado, Ramón Puerta (PJ-Misiones) y con el titular de la Cámara baja, Eduardo Camaño (PJ-Buenos Aires), a quienes propuso ampliar el período de sesiones extraordinarias que hasta ahora el Gobierno sólo tenía previsto extender hasta el 21 del actual.

El anuncio de Colombo fue acompañado de una carta de negociación de parte del Poder Ejecutivo: se anunció que el presidente Fernando de la Rúa pedirá un listado de temas a la oposición para, eventualmente, incorporar en la prórroga del período de sesiones extraordinarias.

En rigor, ésta es una jugada del Gobierno para descomprimir el nivel de confrontación que se gestó con el PJ a raíz de diferencias suscitadas alrededor de las últimas medidas económicas encaradas por De la Rúa.

Es a la vez un notable intento de la Casa Rosada por negociar con la oposición el tratamiento legislativo de temas clave cuya aprobación por parte del Congreso resultaría difícil sin un acuerdo parlamentario.

Precisamente, el Gobierno necesita sancionar en lo inmediato el proyecto de ley de presupuesto nacional para 2002, que contempla un recorte de gastos de más de 4000 millones de pesos y que es exigido por el Fondo Monetario Internacional. También el Poder Ejecutivo precisa la ratificación legislativa del canje de la deuda pública y del último pacto fiscal sellado con los gobernadores.

Hasta anoche no estaba definida la respuesta que el PJ daría a la propuesta formalizada por el Gobierno.

Compleja gestión

Empero, todo indica que al jefe de Gabinete no le resultará fácil convencer a los legisladores del PJ de que acepten una ampliación del período de sesiones extraordinarias, después de que ayer las bancadas de diputados y senadores peronistas acordaron exigir al Poder Ejecutivo una extensión del período de sesiones ordinarias.

La diferencia entre ambos planteos es sustancial. La prórroga de extraordinarias planteado por el Gobierno con un temario por acordar significa que el jefe del Estado mantendría la facultad de manejar el temario de proyectos por discutir y podría eliminar aquellos puntos que no lo favorecieran. En cambio, en una ampliación del período de sesiones ordinarias, el Congreso controlaría por su cuenta los temas por tratar en el recinto, y con un Parlamento controlado por el PJ ello resultaría riesgoso para el Gobierno.

“El pedido que hizo Colombo será trasladado hoy mismo a todas las bancadas de Diputados y serán ellos, sin distinción de color político, los que definan la actitud por asumir”, dijo a LA NACION el titular de la Cámara baja.

Al bloque de diputados del PJ conducido por Humberto Roggero le costará dar marcha atrás con la posición asumida ayer en un plenario de bloque. Sucede que allí se resolvió plantear una autoconvocatoria de sesiones ordinarias.

Entre los temas que el peronismo de Diputados prevé para, eventualmente, analizar en el recinto figura un proyecto de seguro de desempleo –una iniciativa de Alfredo Atanasof y Graciela Caamaño–, tendiente a liberar los salarios de las restricciones bancarias, la derogación de los denominados “superpoderes” legislativos otorgados al Gobierno, una reforma política, un mayor control de los entes reguladores y la participación del Congreso en las negociaciones de canje de la deuda pública, entre otros temas.

El listado de iniciativas sugerido por el PJ será complejo de digerir por parte del Gobierno. Empero, fuentes de la Casa Rosada advirtieron anoche que “sólo con una disposición tendiente a resignar temas y negociar al ciento por ciento será posible salir de la crisis en que se encuentra el país”.

El análisis pareció realista, si se tiene en cuenta que el PJ no avalará un presupuesto con excesivos recortes.

Contactos de Colombo

  • El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, analizó ayer el presupuesto 2002 -que el Gobierno enviaría al Congreso la semana próxima- con legisladores de la Alianza, liderados por los jefes de bloque de senadores, Carlos Maestro, y de diputados, Darío Alessandro, y el titular de la bancada radical, Horacio Pernasetti. Los legisladores le entregaron un proyecto alternativo para eliminar exenciones en el impuesto a las ganancias y para ampliar la base del impuesto a los bienes personales, para evitar recortes mayores en el presupuesto.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.