Protesta de prestamistas en Olivos

Reclaman al Gobierno que no se pesifiquen los créditos fuera del sistema bancario
Reclaman al Gobierno que no se pesifiquen los créditos fuera del sistema bancario
(0)
28 de enero de 2002  

Unas cincuenta personas; apenas una mancha en la inmensidad del muro que resguarda la quinta presidencial de Olivos.

Sin embargo, se las ingeniaron para hacer ruido con las cacerolas en la tarde de ayer. Son acreedores de préstamos hipotecarios privados y quieren evitar que el Gobierno licue sus créditos. Afirman que prestaron dólares y quieren recibir dólares.

Marta Paganini dice a LA NACION que la ley que permitirá la pesificación de sus acreencias con una paridad de un peso por cada dólar, y que ya tiene media sanción en el Congreso, "es muy injusta".

"Nosotros somos pequeños ahorristas; no podemos absorber todos los riesgos y las pérdidas -se queja Paganini-. Si hemos confiado en quienes no calificaban para que los bancos les prestaran dinero, es injusto que ahora el Gobierno nos pida que perdamos ese dinero."

Gustavo Schwob está desempleado y en dificultades económicas, por lo que decidió vender un departamento y prestar los dólares resultantes "a argentinos de bien" para contar con un ingreso adicional. Sin embargo, siente que los acreedores privados, como él, hoy están "demonizados".

"No somos usureros"

"No somos usureros. Somos ahorristas, igual que la gente que puso dólares en el banco", dice Schwob. "Nosotros prestamos dólares billete reales. Con esta medida, nos van a devolver pesos que no se sabe cuánto van a valer", se queja.

Maximiliano Ferdinandi comparte su temor: dice que el Gobierno está instrumentando "una serie de políticas que van a desembocar en una hiperinflación" y que, si se pasan a pesos, sus acreencias "van a estar totalmente licuadas".

María José Maciel, pensionada, cobra 470 pesos por mes. Hace unos años percibió un reajuste de su pensión y lo puso "a trabajar en la escribanía" junto con otros ahorros personales.

El monto (unos 30.000 dólares) fue a parar a un crédito hipotecario para "una señora que puso como garantía un departamento que vale 8 veces más" que el suyo. De pesificarse ese crédito, los 30.000 dólares serán 30.000 pesos, bastante menos dinero al actual tipo de cambio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.