Opinión. Provincias ganadoras y perdedoras