El conflicto bilateral: podrían llegar a cuatro las plantas de celulosa. Proyectan otra papelera en Uruguay