Proyectan subir al 50% el impuesto para autos de alta gama

El Gobierno gravará la adquisición de vehículos, a partir de $ 170.000, y embarcaciones
Gabriel Sued
(0)
23 de noviembre de 2013  

Lo anticiparon el jefe de gabinete, Jorge Capitanich , y el ministro de Economía, Axel Kicillof , en su primer contacto con la prensa. Con el anhelo de detener la reducción constante de las reservas, el Gobierno pretende restringir el uso de dólares para la compra de bienes de lujo. Con ese objetivo, el Poder Ejecutivo presentó ayer un proyecto de ley que propone elevar del 12,5 al 50% la tasa a la compra de autos de más de $ 170.000, libres de otros impuestos.

De ser aprobada por el Congreso, la medida alcanzaría no sólo a los vehículos importados, sino a todas las operaciones que superen esa cifra. Fuentes de la industria automotriz prefirieron la cautela hasta que el tema sea estudiado por especialistas de las compañías y de la asociación de fabricantes, pero confirmaron que el alza del tributo comprende a los vehículos de todo origen, incluidos los de producción nacional. La discriminación es simplemente por precio, lo que causó preocupación y sorpresa en la industria local. Fuentes sectoriales dijeron que esto podría provocar una reducción del mercado.

El aumento de la tasa para autos de lujo es el eje de la iniciativa que el Gobierno envió al Congreso y que empezará a debatirse la semana próxima en la Cámara de Diputados. La idea del oficialismo es que el proyecto se convierta en ley lo más rápido posible, por lo que se prevé que será incluido en la agenda de sesiones de diciembre. Todavía no se definió si la extensión del año legislativo será por medio de la prórroga de las sesiones ordinarias o de la convocatoria a sesiones extraordinarias.

La iniciativa, que lleva las firmas de Capitanich, Kicillof y la ministra de Producción, Débora Giorgi, propone modificaciones a la ley 24.674, de impuestos internos. Esa norma grava los objetos suntuarios, entre ellos, los automóviles. Se calcula que por la compra de vehículos importados se van del país entre $ 300 millones y $ 400 millones por año.

En los artículos 1° y 2° del proyecto, de tan sólo cuatro artículos, se establecen las nuevas tasas que se aplicarán a esos bienes, si el Congreso convierte en ley la propuesta del Poder Ejecutivo. Se determina, además, que el nuevo gravamen sólo afectará a "aquellas operaciones cuyo precio de venta, sin considerar impuestos, incluidos los opcionales", superen los $ 170.000.

La tasa será del 50% para todo vehículo de transporte terrestre contemplado en el artículo 38 de la ley de impuestos internos. Ahí se menciona a "los concebidos para el transporte de personas, excluidos los autobuses, colectivos, trolebuses, autocares, coches ambulancia y coches celulares"; "los preparados para acampar [camping]", y "las aeronaves, aviones, hidroaviones, planeadores y helicópteros concebidos para recreo o deportes".

En la iniciativa se fija una tasa diferencial para las motos y los barcos, categorías para las que el piso no es de $ 170.000, sino de $ 22.000. En el caso de las motos, se establece una tasa del 30% para las operaciones de entre $ 22.000 y 40.000. Por encima de esa cifra, el gravamen es del 50 por ciento. En cuanto a "las embarcaciones concebidas para recreo o deportes y los motores fuera de borda", se fija una tasa del 30% para las operaciones de $ 22.000 a 170.000. Las que superen esa cifra pagarán la tasa del 50 por ciento.

Hoy la tasa que se aplica a la compra de esos vehículos es del 10% al 12,5%. Según lo establece la propia ley de impuestos internos, el Gobierno está facultado para elevarla por decreto hasta el 25 por ciento. Como quiere llevarla al 50% debió enviar un proyecto al Congreso.

"Es mucho más importante para los argentinos tener un insumo esencial para el desarrollo de la cadena productiva de carácter industrial, que promueva la exportación y el empleo, que comprar un auto lujoso", argumentó Capitanich, en su contacto con la prensa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.