Fragata varada. Puricelli aún resiste, aunque el pase de facturas interno lo complica