Qué hay detrás de las organizaciones a favor y en contra del aborto

Las donaciones que sostienen a las agrupaciones generaron una fuerte polémica entre los sectores
Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Las donaciones que sostienen a las agrupaciones generaron una fuerte polémica entre los sectores
Alan Soria Guadalupe
(0)
23 de abril de 2018  

Política, dinero, voluntarios y acusaciones cruzadas. Detrás de las campañas a favor y en contra de la despenalización del aborto hay un entramado de organizaciones civiles, ciudadanos independientes, partidos políticos y cuantiosos recursos que a simple vista no se ven, pero que cada día intentan inclinar la balanza un poco más para su lado.

La Unidad Provida, de un lado, y la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, por el otro, están integradas por cientos de agrupaciones de origen diverso que aseguran estar financiadas únicamente por donaciones y que niegan tener motivaciones políticas detrás.

La Campaña a favor de la despenalización es la más numerosa y la que cuenta con más recursos, que le dan el poder de movilización y hasta la imposición de un símbolo de marketing, como el pañuelo verde.

Conformada por 305 agrupaciones que provienen tanto del sindicalismo o la ciencia como de la religión, la Campaña fue fundada en 2005 y, según indicaron en la agrupación, recibe anualmente US$20.000 del Fondo Global de Mujeres, una organización mundial creada en Estados Unidos que defiende los derechos de la mujer. Hoy, la Campaña es la principal voz de la sociedad civil detrás del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que obtuvo 71 firmas de diputados y que se discute en comisión.

En la Campaña afirman que no tienen ningún tipo de relación con la política más allá de los contactos puertas adentro del Parlamento. Para demostrar que no tienen preferencias partidarias, optaron por elegir a Victoria Donda (Libres del Sur), Brenda Austin (UCR), Mónica Macha (FPV) y Romina del Plá (FIT), legisladoras de distintos espacios, para ser las primeras firmantes de la iniciativa.

Pese al financiamiento de la organización internacional, en la Campaña afirman que no les alcanza. "No tenemos prácticamente financiamiento. No tenemos un aparato. Estamos pidiendo colaboraciones porque ya no podemos sostener los pañuelos", dijo a LA NACION Marta Alanis, fundadora de la Asociación de Católicas por el Derecho a Decidir.

El dinero detrás de los proyectos políticos siempre genera dudas y enojos, y este caso no fue la excepción. Molesta, Alanis calificó de "falsa" y "antidemocrática" la información que brindan "sectores que se oponen al aborto", que reproducen datos del sitio web la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF, por sus siglas en inglés) con la motivación de "descalificar a los que piensan distinto". Esa agrupación, fundada a mediados del siglo XX en la India y con sede actual en Londres, brinda asistencia técnica y financiación en cuestiones reproductivas al tiempo que defiende el "aborto legal y seguro". También está asociada con clínicas y organizaciones de más de 100 países y publica los reportes anuales de financiamiento a estas entidades, en los que figuran organizaciones argentinas como beneficiarias. Según los registros, entre 2008 y 2016, Católicas por el Derecho a Decidir recibió US$1.194.015. "Eso no existe. Es mucho dinero que yo nunca vi. Son campañas falsas para desvirtuar. Aun si fuera cierto, no sería delito", señaló Alanis. Y agregó: "Hay manipulación de sectores antiderechos".

La asociación no es la única. También figuran como beneficiarias Casa Fusa (US$3.335.626) y una decena de organizaciones más.

La sede norteamericana de IPPF se vio envuelta en un escándalo en 2015 por la filtración de un supuesto video en el que una ejecutiva conversaba acerca de la venta de órganos. Según la cadena de noticias BBC, IPPF afirmó que el video estaba editado.

En las próximas horas, la Unidad Provida difundirá un comunicado calificando los registros del financiamiento de intervencionistas. La Campaña, por su parte, acusó a la agrupación antiabortista de "no tener límites" y de intentar montar una estrategia de desprestigio. Provida, por su parte, está conformada por 134 organizaciones que se oponen al proyecto que está en debate en el Congreso. Ellos hablan de la necesidad de "salvar las dos vidas" y de "encontrar soluciones" sin la necesidad de que la mujer aborte.

Según señaló Leandro Flocco, de Frente Joven, Unidad Provida se financia con donaciones que se pueden hacer a través del sitio web de la agrupación. Al igual que la Campaña, aseguran que no les alcanza. "Se necesitan millones. Nosotros todavía estamos en rojo, pero no nos financia ninguna multinacional y eso nos da libertad de acción", sostuvo. Hasta ahora, según sus registros, sumaron alrededor de $400.000.

Al igual que la Campaña, Provida mantiene contactos con políticos desde que el debate tomó fuerza. En el último tiempo mantuvieron encuentros con diputados como Nicolás Massot (Pro) o Diego Bossio (PJ), a quienes les transmitieron sus argumentos, y ya hicieron los primeros contactos con el Senado en caso de que el proyecto llegue a la Cámara alta.

La organización participó en marzo de la Marcha por la Vida, donde un grupo platense llevó a un bebé gigante cuyas fotos se viralizaron en las redes, con burlas incluidas. El muñeco medía seis metros y simbolizaba las 12 semanas de gestación. "Hace tiempo que lo tienen", justificaron en Provida.

Dos visiones con amplio apoyo

A favor

  • Marta Alanis

Católicas por el derecho a decidir

"Prácticamente no tenemos financiamiento ni aparato. Hay mucho aporte voluntario"

  • La Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito está compuesta actualmente por 305 organizaciones, entre las que figura Católicas por el Derecho a Decidir
  • Según señaló Alanis, se mantienen con los aportes de voluntarios y de una organización que defiende los derechos de la mujer. Negó aportes de un grupo asociado a una red de clínicas, como dicen los detractores

En contra

  • Leandro Flocco

Frente Joven

"Nos autofinanciamos con la gente que se ve sensibilizada por el tema, pero todavía estamos en rojo"

  • La Unidad Provida, que se opone al proyecto que prevé la despenalización del aborto, está conformada por 134 agrupaciones de origen diverso
  • Si bien aseguran que hasta ahora hubo una "buena respuesta" en el sistema de donaciones que habilitaron en su página web, también lamentan que los $400.000 que llevan recaudados no les alcanzan para solventar todos los gastos de la campaña en contra de la iniciativa

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.