Qué van a hacer Kirchner y Menem con la Justicia

El ex presidente planea disolver la Oficina Anticorrupción; coincidencias sobre la Corte
(0)
11 de mayo de 2003  

Carlos Menem y Néstor Kirchner tienen proyectos antagónicos para atacar la crisis del sistema judicial: mientras que el ex presidente planea disolver el Consejo de la Magistratura y reemplazarlo por otro tribunal, y eliminar la Oficina Anticorrupción (OA), el gobernador de Santa Cruz impulsa una reformulación del cuerpo encargado de seleccionar y acusar magistrados y promete darles todo su apoyo a la OA y a los demás organismos de control.

En la plataforma que el Frente por la Lealtad presentó ante la Cámara Nacional Electoral, Menem asegura que "despolitizará la Justicia, su gobierno y su administración" y que trabajará en una "reforma integral del Consejo de la Magistratura y su posterior disolución", por medio de una nueva reforma constitucional. A cambio, afirma que creará un "tribunal imparcial e independiente para la selección de magistrados".

El ex mandatario dijo varias veces públicamente que pretende cerrar la OA, que creó Fernando de la Rúa en diciembre de 1999, y revitalizar la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas (FNIA), que él mismo desactivó en sus anteriores gobiernos.

El gobernador santacruceño y preferido para el ballottage, según varios sondeos de opinión, propone una reforma a largo plazo del Consejo y se compromete a respetar, desde el Poder Ejecutivo, las ternas elevadas por el organismo. También asegura que fortalecerá las funciones de la OA, un organismo que considera "vital" para la administración.

La oposición en su provincia acusa a Kirchner de haber construido en Santa Cruz una justicia adicta: le reprochan que haya nombrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz a su ex ministro de Gobierno Alberto Zaninni y que haya designado a otros ex funcionarios y dirigentes justicialistas en puestos clave del Poder Judicial.

También lo critican por haber elevado de tres a cinco el número de miembros del máximo tribunal provincial y por haber destituido al procurador Eduardo Sosa, a quien dos fallos de la Corte Suprema de Justicia la Nación ordenaron reincorporar en el cargo. Opositores como el ex diputado nacional frepasista Rafael Flores y el diputado provincial radical Roberto Giubetich lo cuestionan, asimismo, por no tener en su tierra ni ley de ética pública ni organismos de control que revisen su gestión.

El próximo presidente, gane quien gane, no impulsará, en cambio, modificaciones drásticas. Por lo menos en el corto plazo, ni Kirchner ni Menem buscarán cambiar la composición de la Corte ni del fuero criminal y correccional federal, fuertemente cuestionados por gran parte de la sociedad.

Kirchner fue uno de los principales impulsores del fallido juicio político a todos los miembros de la Corte, que el año pasado inició la Cámara de Diputados. Y en la plataforma electoral que el Frente para la Victoria entregó a la Cámara Electoral destacó entre sus propuestas "la recreación de la seguridad jurídica y la remoción de los integrantes de la Corte por los mecanismos previstos en la Constitución".

Sin embargo, ahora Kirchner moderó su discurso e imagina cambios paulatinos. Esta semana, después de que Menem lo acusó de tener un pacto con Elisa Carrió (ARI) para "barrer" a la Corte, planteó la necesidad de mantener un Poder Judicial independiente del Ejecutivo y dijo que si gana las elecciones se moverá "con todo lo que significa el respecto absoluto a la pirámide y ordenamiento jurídico argentino".

El ex presidente menciona en su plataforma que pondrá fin a las ferias judiciales e impondrá guardias de 24 horas en los tribunales.

Menem anunció que Oscar Salvi, su defensor en la causa por el tráfico de armas, será su ministro de Justicia si se impone el 18 del actual. El ex subprocurador del Estado Fernando García Pulles es el encargado de los equipos jurídicos y junto con él trabaja el ex ministro del máximo tribunal Mariano Cavagna Martínez.

Kirchner todavía no anunció su gabinete. Rafael Bielsa, síndico general de la Nación durante el gobierno de la Alianza, es uno de sus asesores en materia judicial. También integran su equipo Raúl Eugenio Zaffaroni, Marcos Salt y Maximiliano Rusconi.

Menem asegura que si vuelve a la presidencia mantendrá con el Poder Judicial una relación muy diferente de la que tuvo en sus dos períodos anteriores. Kirchner basa sus propuestas en no cometer "los errores y abusos del menemismo", que la oposición de Santa Cruz también le cuestiona a él.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.