Nueva estrategia para la presencia en el Sur. Quedarían tres bases en la Antártida