Quedaron libres los hermanos Schoklender

La Cámara Federal redujo de $ 4 millones a $ 40.000 la fianza impuesta por Oyarbide
Paz Rodríguez Niell
(0)
7 de julio de 2012  

Los hermanos Sergio y Pablo Schoklender quedaron ayer en libertad después de que la Cámara Federal redujo, en forma drástica, la fianza que el juez Norberto Oyarbide les había impuesto: los camaristas redujeron la caución, de 4 millones de pesos a 40.000.

Ayer, a las 19, Pablo dejó la cárcel de Ezeiza acompañado por su novia, mientras su hermano terminaba los trámites para la liberación.

Su hermano Sergio dejó el penal una hora después y atribuyó responsabilidades por el desvío de fondos estatales para la construcción de viviendas sociales a Hebe de Bonafini, titular de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Y dijo: "Detrás de todo esto están el ministro Julio De Vido y el funcionario Carlos Zannini".

La Sala I de la Cámara Federal les había concedido la excarcelación a ambos acusados, que estaban detenidos desde el 15 de mayo, a fines del mes pasado y había dejado supeditada la efectiva libertad al cumplimiento de la caución que fijara Oyarbide. Así fue, pero las defensas alegaron que los $ 4.000.000 que les ordenó depositar el juez era una cifra de imposible cumplimiento, y apelaron.

Los jueces de la Sala I votaron ayer divididos: Eduardo Farah dijo que el monto dispuesto por Oyarbide estaba "ajustado a derecho" y se correspondía con la situación económica de los hermanos, pero Jorge Ballestero y Eduardo Freiler sostuvieron lo contrario.

Para Freiler, incluso, hubiera sido suficiente una caución juratoria; es decir, el compromiso de ambos de que no iban a fugarse. No obstante, este magistrado, que votó último, decidió adherir a la caución de $ 40.000 por la que Ballestero había votado para hacer posible la excarcelación.

La misma caución fue impuesta ayer al contador Alejandro Gotkin, presidente de la sociedad Meldorek, que también quedó en libertad. A él, Oyarbide le había fijado una caución de $ 2 millones de pesos.

Todos ellos habían sido detenidos porque el juez consideró que, de seguir en libertad, podrían fugarse o entorpecer la investigación (por ejemplo, destruyendo pruebas). Pero la Cámara no estuvo de acuerdo.

En cuanto a la caución, el Código Procesal Penal establece: "Queda absolutamente prohibido fijar una caución de imposible cumplimiento para el imputado, teniendo en cuenta su situación personal, las características del hecho atribuido y su personalidad moral".

Según el voto de Freiler, las que había impuesto Oyarbide violaban esa norma procesal. El juez Ballestero sostuvo que los $ 4 millones implicaban una "implícita denegatoria" de la excarcelación que les había concedido la Cámara a los acusados.

En la Asociación Madres de Plaza de Mayo no cayeron bien las liberaciones de los hermanos Schoklender. "Nos parece raro que la Cámara diga que están ajustados al derecho, que siempre estuvieron a disposición de la investigación y que no la van a entorpecer, cuando hace un año gente de Pablo se llevó documentación importante", afirmaron, molestos con la decisión de la Cámara. Dijeron, no obstante, que "ser excarcelados no los exime de nada" y que sólo los deja libres hasta el juicio.

Contra Bonafini

Ayer por la mañana, antes de que se ordenara su libertad, Sergio Schoklender había sido trasladado a los tribunales de Comodoro Py porque había pedido volver a ampliar su indagatoria ante Oyarbide. Una vez más, el ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo acusó ayer a Hebe de Bonafini y a su hija Alejandra de un fraude millonario.

"Durante la gestión de Hebe y Alejandra desaparecieron $ 130 millones en certificados que cobraron, más todo el equipamiento", dijo Schoklender cuando dejó el juzgado, acompañado por policías que lo llevaron de regreso a la cárcel de Ezeiza para ser liberado desde allí. Según afirmó, después de que su hermano y él dejaron la administración, "hubo un vaciamiento total de la Fundación". Insistió, además, en que el vicepresidente Amado Boudou iba a tener parte de las acciones de la empresa Meldorek SA, sospechada de haber sido vehículo de los desvíos.

Su indagatoria no terminó. Seguirá el martes, porque el juzgado les dio prioridad ayer a los trámites de excarcelación, que llevaron varias horas. Para quedar en libertad, los tres acusados debían depositar $ 40.000 cada uno en el Banco Ciudad. No fue un trámite fácil. El banco no aceptaba depósitos de más de $ 10.000 y hubo problemas con los documentos que acreditaban los depósitos.

El martes volverá a declarar Sergio Schoklender y está previsto, además, una nueva ronda de más de 40 indagatorias que dispuso Oyarbide a pedido del fiscal de la causa, Jorge Di Lello. Con las liberaciones de ayer, ya no quedan presos en esta causa.

El proceso

  • Acusados.

    Los hermanos Sergio y Pablo Schoklender y el contador Alejandro Gotkin estaban detenidos desde el 15 de mayo.
  • Libertad.

    La Cámara Federal dispuso su libertad y rebajó la fianza de $ 4 millones para los Schoklender fijada por el juez Oyarbide.
  • Imputación.

    Ambos están acusados de desviar más de $ 280 millones cedidos por el Estado para la construcción de viviendas sociales.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.