Quedó en evidencia que la corrupción mata