Quién es Salman Raouf Salman, el cerebro de Hezbollah que coordinó el ataque a la AMIA

Salman ingresó por primera vez al país en 1987 y se casó con una argentina; actuaba desde la Triple Frontera y tiene nexos con el narcotráfico
Salman ingresó por primera vez al país en 1987 y se casó con una argentina; actuaba desde la Triple Frontera y tiene nexos con el narcotráfico
Hernán Cappiello
(0)
19 de julio de 2019  • 15:06

Salman Raouf Salman es la hipótesis más seria de cómo se ejecutó la voladura de la AMIA en la Argentina. Su nombre apareció rondando el caso desde el primer día del atentando, pero fueron las tareas de entrecruzamiento de llamadas realizadas en 2005 las que permitieron recién ubicarlo en Buenos Aires entre el 1 y el 18 de julio de 1994, cuando se produjo el ataque terrorista.

Además de estar con pedido de captura por el ataque a la AMIA es buscado por la Corte Suprema de Justicia por el ataque a la embajada de Israel en 1992.

Su nombre apareció vinculado al Hezbollah tras estas investigaciones y Estados Unidos lo puso en la mira desde ese momento como posible terrorista.

En los últimos seis meses la Unidad Fiscal Amia, a cargo del fiscal Sebastián Basso, intercambió información con el Departamento de Justicia norteamericano sobre Salman, confirmó hoy Basso a LA NACION.

De hecho, los Estados Unidos decidieron hoy congelar los fondos de Salman Salman e impedirle toda actividad económica tras la decisión del Gobierno de poner a Hezbollah en la lista de organizaciones terroristas y de la Unidad de Información Financiera (UIF) de congelar sus fondos.

Salman Salman quedó en el foco de las investigaciones con el nombre de Salman el Reda, por la identidad del pasaporte colombiano falso con el que se movía por el mundo. Se lo considera como quien coordinó el ataque y daba órdenes al grupo operativo que armó la Trafic y que la hizo detonar contra la mutual judía.

Las razones que lo ponen en ese lugar se basan en que se analizaron las llamadas entrantes y salientes del país. Así, se detectó la actividad de este sospechoso. El entonces fiscal Alberto Nisman lo escribió en 2009, en un dictamen. Allí se explicó cómo funcionaba la célula terrorista que atacó en Buenos Aires

El jefe de ese grupo operativo, era Salman Salman que coordinó la llegada y la partida del grupo operativo. Salman Salman era un miembro activo del Hezbollah libanés, de una probada vinculación con destacados personajes radicados en Ia Triple Frontera, pertenecientes a esa organización.

Casado con una argentina

Salman Ingresó por primera vez en la Argentina en 1987. Dos años después se casó con una argentina, de ascendencia libanesa, llamada Silvina Saín. La hermana de ésta, Karina Saín, que fue secretaria de Mohsen Rabanni, está casada con un hermano de Salman.

Salman conoce Mohsen Rabbani, el exagregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires y prófugo por el atentado. Para la justicia, Rabbani es el jefe local de la inteligencia iraní. Salman se insertó en el medio local con su casamiento en 1989 con Sain. Esta vinculación con Rabbani, sumada a la pertenencia al Hezbollah, "permitió trazar un puente eficaz entre la agrupación a nivel regional y el entonces gobierno de Ia República Islámica de Irán", escribió Nisman.

Salman Salman vivía en ciudad de Foz de Iguazú, pero viajaba a la casa de sus suegros en Buenos Aires. Esos viajes no quedaban asentados en migraciones por lo que supone que llegó al país con papeles con otro nombre o por pasos fronterizos ilegales.

Lo ligan al ataque sus comunicaciones con el celular de Andre Marques, un desconocido que operaba en la Triple Frontera. Las llamadas fueron efectuadas desde lugares estratégicos, en función del atentado (terminales aéreas desde las que ingreso y egreso, locutorios cercanos al objetivo). En ese dictamen, quedó probado que los dos primeros llamados al abonado a nombre de Andre Marques, de Foz do Iguazú, se registraron el 1° de julio, desde cabinas localizadas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, y el último, el 18 de julio, desde otra ubicada en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, tan solo dos horas antes de que estallara el explosivo que destruyó el edificio de la AMIA.

Ese celular (55459751161), a nombre de Marques, de Foz do Iguazú, recibió un llamado desde la Argentina por primera vez el 1° de julio de 1994. Las comunicaciones que recibió ese aparato fueron 18 y todas fueron realizadas desde locutorios situados en el microcentro, en otros cercanos al edificio de la AMIA y en otros de la calle Nazca, en Flores, zona de influencia de Moshen Rabbani, exagregado cultural de la embajada de Irán en la Argentina.

Salman ingresó por primera vez al país en 1987 y se casó con una argentina; actuaba desde la Triple Frontera y tiene nexos con el narcotráfico
Salman ingresó por primera vez al país en 1987 y se casó con una argentina; actuaba desde la Triple Frontera y tiene nexos con el narcotráfico Crédito: Europa Press

La policía realizó una investigación de la línea usada en el locutorio para determinar las secuencias de llamadas que se hicieron desde ese teléfono inmediatamente antes y después del contacto con el celular de Marques.

Los entrecruzamientos de llamadas determinaron que desde los locutorios se llamó a dos sospechosos de Foz do Iguazú, a Beirut, Líbano y a números que los servicios de inteligencia atribuyen a centrales de comunicación utilizada por elementos del Hezbollah en América latina. También de detectaron contactos a un número de Ciudad del Este relacionado con Salman Salman; a un número de San Pablo y a otro de Nueva York. Los norteamericanos nunca informaron sobre este número en 15 años y ahora se reactivaron los contactos para que aporten datos sobre Salman.

Además, se estableció que desde la casa de los padres de la mujer de Salman, la argentina Karina Saín,se llamó a números del Hezbollah en el Líbano.

Otra comunicación desde los locutorios desde donde se llamaba a Marques se hizo a un número de Alemania que corresponde a una persona vinculada a Salman.

Llamó la atención que la primera mención de El Reda en el expediente datara del 18 de julio de 1994, el mismo día del ataque, cuando se supo que la SIDE había pinchado sin autorización judicial el teléfono de la casa de sus suegros.

En los Estados Unidos lo vinculan con una estructura de lavado de activos y tráfico de cocaína a el Líbano y desde allí a Europa y Medio Oriente.

La Corte lo tiene en la mira porque a siguió la pista del Hezbollah hasta la Triple Frontera, donde detectó a Salman Salman. Supo que en 1992 un hermano suyo, José Salman, había sido detenido y procesado por la justicia federal de Rosario, tras secuestrarle gran cantidad de dólares falsos, supuestamente usados para financiar actividades terroristas. Por su calidad son conocidos como "supérdolares".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.