¿Quién ganará en la Capital?

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
23 de septiembre de 2005  

Faltan treinta días para las elecciones y mucho menos para la acostumbrada guerra de las encuestas que precede casi todo acto electoral de relevancia. Los estudios de opinión pública plantean menos dudas en la provincia de Buenos Aires que en la Capital Federal, donde resulta mucho más complejo pronosticar qué fuerza política resultará la más votada.

La mayoría de los sondeos conocidos hasta el momento habla de un virtual empate entre los candidatos a diputado nacional Elisa Carrió (ARI) y Mauricio Macri (Pro), a quienes escolta el canciller Rafael Bielsa (Frente para la Victoria). Existen marcadas diferencias entre los encuestadores acerca de la distancia que separa a los dos primeros del primer postulante kirchnerista: algunos lo ven a unos ocho o nueve puntos; otros, tan sólo a tres.

Los análisis sobre lo que sucedería el 23 de octubre también difieren y podrían sintetizarse así:

  • Una hipótesis pasa por intentar predecir el resultado en función del techo electoral de cada candidato. De acuerdo con la última encuesta de Poliarquía, la imagen positiva de Carrió asciende al 44,3% y su imagen negativa, al 21%, en tanto que la percepción favorable de Macri alcanza el 35,9% y la negativa, el 37. Esto indicaría que, si hoy estuvieran empatados en intención de voto, el margen de crecimiento de la candidata del ARI es mayor que el que tiene el presidente de Boca. También Bielsa (37,6% de imagen positiva y 19,8% de negativa) se encontraría lejos de su techo.
  • Una segunda hipótesis le resta importancia al tema anterior y pone énfasis en los estímulos finales del último tramo de la campaña a los cuales estará sometido el electorado metropolitano. Esta cuestión se vincula fuertemente con los recursos con los que contará cada candidato en este último mes previo a los comicios. En ese sentido, distintos observadores apuntan que tanto Bielsa como Macri tendrán más poder económico que Carrió para hacer proselitismo, sobre todo a través de propaganda en los medios masivos de comunicación. Si se adhiere a la teoría de que ese tipo de estímulos puede ser decisivo en las últimas semanas de campaña, que avala el analista Jorge Giacobbe, en el contexto de una elección pareja, el panorama beneficiaría a los candidatos de Pro y del Frente para la Victoria.
  • Una tercera hipótesis le asigna particular importancia al resto de los candidatos, no porque puedan llegar a ser considerados favoritos, sino por los votos que les sacarían a los tres primeros, algo que podría terminar definiendo el ganador de una elección de por sí reñida.
  • Una última hipótesis señala que, frente a un escenario electoral tan parejo, la definición podría derivarse de los errores de cada uno más que de sus aciertos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.