Radrizzani insiste en que no hay complicidad