Ramón Mestre: "Eligieron con el dedo; se dieron cuenta de que perdían la interna"

Al intendente cordobés se lo nota enojado con la Casa Rosada y dice que la UCR debe analizar su permanencia en Cambiemos
Al intendente cordobés se lo nota enojado con la Casa Rosada y dice que la UCR debe analizar su permanencia en Cambiemos Crédito: Gentileza La Voz del Interior
Gabriela Origlia
(0)
13 de marzo de 2019  

CÓRDOBA.- Ramón Mestre será uno de los radicales que competirán contra el peronista Juan Schiaretti por la gobernación cordobesa pese a que la Casa Rosada lo aisló y eligió a Mario Negri. En diálogo con LA NACION, afirmó que el acompañamiento a Mauricio Macri en la presidencial "deberá decidirlo la Convención Nacional de la UCR" y ratificó que, como "cofundador" de la alianza, se siente "dolido" por el "dedazo" porteño. Con la lista 3 -que identificó históricamente al radicalismo- se enfrentará al peronismo y a Córdoba Cambia, el nombre con que Negri anotará su alianza con Pro y Luis Juez.

-Dijo que en Cambiemos hay dirigentes de primera y de segunda, ¿qué significado tiene esa diferenciación?

-Creímos haber aportado lo mejor dentro de Cambiemos convencidos de que no había plan B, de que la alianza era el proyecto. Pero había uno B; de primera son los dirigentes que están en Buenos Aires. No pedimos nada fuera de lugar; pedimos participar; pedimos que los cordobeses eligieran la fórmula a través de la herramienta de la democracia, que es la interna. Es una democracia dentro de la democracia. Lo consensuamos, pero con el paso del tiempo cambiaron de opinión, entendemos que porque perdían. A tres meses desde que nos constituimos para la interna llegamos a esta instancia, la de la ruptura. Pero no hay que dramatizar; la decisión es dar vuelta la página y seguir trabajando para ganarle al peronismo.

-La diputada Carrió dijo que usted es socio de Schiaretti, que juega para él. También, que competir con usted era lo que prefería el peronismo.

-Nada más alejado de eso. Pero Carrió es Carrió; todos sabemos las cosas que dice y que hace en campaña. El amigo personal de Schiaretti es el Presidente; no soy yo. Y está bien que así sea, allá ellos. Carrió suele irse de mambo; debería saber que el único que le inició un juicio al gobierno provincial por la retención de fondos soy yo, y no fue de puro pico ni en Twitter. Fui a la Justicia, me presenté y denuncié. Insistimos en que desde la provincia nos llevan a una debacle institucional a los intendentes, nos escamotean recursos, no nos giran lo que corresponde.

-¿Que Macri tenga buena relación con Schiaretti lo hace pensar que prefiere que sea reelegido, que le es un gobernador peronista funcional?

-No sé; eso hay que preguntárselo a Macri; yo solo digo lo que ellos reconocen, que son amigos. Si Carrió cree que soy socio de Schiaretti es porque no tiene buena información; me peleo todo el tiempo con la provincia.

-Marcos Peña afirmó que usted aceptó dirimir candidaturas a través de encuestas y después cambió de posición, ¿por qué?

-Jamás me comprometí a eso. Él planteó la posibilidad de ver encuestas y le dije que yo las vería, pero que son un insumo, no más que eso. No es una posición fruto de un capricho como leí por ahí; fíjense lo que pasó en Neuquén, donde sumamos un nuevo capítulo nefasto de las encuestas. La única forma de elegir candidatos es a través de la democracia, con el voto como expresión legítima de los ciudadanos. Cuando se dieron cuenta de que perdían, empezaron medidas dilatorias, judicializaron el proceso y se terminó en ruptura.

-A nivel nacional se lee como una paradoja que en la provincia donde Cambiemos nació es donde se rompe, ¿anticipa otros quiebres?

-Fui uno de los cofundadores de la alianza; en 2014 impulsé dialogar en Marcos Juárez con dirigentes que entonces no querían armar una sociedad y trabajaban en una conformación con (Sergio) Massa. Hicimos la cabeza de playa, después vino la Convención de Gualeguaychú. Por eso dije que me sentí incómodo y que sentí ingratitud. Trabajé mucho para lograr armar Cambiemos a nivel nacional y para ganar Córdoba; pusimos 21.833 fiscales en tres turnos para que Macri llegara a la presidencia. Queríamos que Córdoba también fuera de Cambiamos, pero en tres meses explotó. No por mí, sino porque se rompió lo acordado, hacer las elecciones, se rompieron las reglas de juego.

-¿Cómo queda su relación con Macri?

-Soy parte de Cambiemos, pero creo que la UCR debe rediscutir su rol; para continuar, si no tiene un rol, no tiene sentido. No sirve seguir como mero espectador; las coaliciones tienen que ver con acuerdos, diálogo, no con imposiciones. En Córdoba eligieron con el dedo y los demás nos tenemos que someter, y no es así. Vamos a dar pelea desde el federalismo y la autonomía.

-¿En agosto hará campaña por Macri?

-Eso es parte de la discusión que tenemos que dar en la convención, con los congresales. Yo creo que nos une ser opositor a cualquier forma de populismo, eso nos va a encontrar unidos, pero algunos de su entorno no le hacen bien. Hay que recordar que se gestiona con política.

-¿Sería partidario de una interna entre Lousteau y Macri?

-Lousteau me acompañó en diciembre cuando inauguré el cuarto parque educativo; es un dirigente joven y valioso. Nosotros no podemos permitir que siga la antinomia, la lógica de la grieta; tenemos que tender puentes, buscar la unidad nacional, buscar resolver los problemas de la gente que lo está pasando mal. Más que hablar de nombres, prefiero hablar de propuestas, de proyectos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?