Ratificó Londres que nunca negociará por las Malvinas

Cameron cuestionó el bloqueo y dijo que no hará gestiones con la Argentina por la soberanía
(0)
24 de diciembre de 2011  

LONDRES.- El primer ministro británico, David Cameron , cerró ayer la puerta a una negociación con la Argentina por la soberanía de las Malvinas y criticó duramente la decisión del Mercosur de bloquear el acceso a sus puertos de los buques con la bandera de las islas.

En su mensaje navideño a los habitantes de las islas, Cameron calificó de "injustificada y contraproducente" la decisión del Mercosur, tomada esta semana por iniciativa de la Argentina durante la reciente cumbre de Montevideo, y enfatizó que "nunca negociará sobre la soberanía" si no lo desean los habitantes del archipiélago.

"Que quede muy claro. Siempre vamos a mantener nuestro compromiso sobre cualquier cuestión de la soberanía. La base de nuestra política es el derecho de ustedes a la autodeterminación", dijo Cameron, en su mensaje transmitido por radio a las Malvinas.

Las tensiones entre la Argentina y el Reino Unido han aumentado desde que el martes pasado los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) acordaron prohibir el acceso a sus puertos de buques con bandera de las Malvinas.

La nueva polémica se suma a la intención del gobierno británico de crear un área de reserva natural en torno de las islas Georgias, a 1300 kilómetros de Malvinas, confirmada hace tres semanas por el Foreign Office, y el viaje del príncipe Guillermo a las islas, donde hará tareas de entrenamiento militar, decisión que la cancillería argentina calificó en su momento como "un acto de provocación". La restricción impuesta esta semana por los países del Mercosur forma parte del plan del gobierno de Cristina Kirchner de profundizar las presiones económicas sobre los isleños para forzar la apertura de una negociación de soberanía con Gran Bretaña, objetivo explícito de la Presidenta en su política exterior.

El Reino Unido criticó la medida, pero ha precisado que no planea incrementar su presencia militar en las Malvinas, a pesar de las versiones publicadas en medios londinenses sobre un supuesto refuerzo del despliegue naval en el Atlántico Sur.

Cerca de cumplirse 30 años de la guerra que enfrentó a la Argentina con Gran Bretaña, las tensiones se reavivan, mientras continúan las exploraciones petroleras británicas en la zona y la Casa Rosada amenaza (como hizo en las Naciones Unidas) con impedir los vuelos comerciales a las islas.

"Inaceptable"

El primer ministro Cameron dijo ayer que su gobierno quiere tener una relación "constructiva" con la Argentina, pero que la actitud de la Casa Rosada hacia las Malvinas en los últimos tiempos es "inaceptable".

El Reino Unido "no puede aceptar" que se cuestione el derecho de autodeterminación de los isleños, reiteró Cameron en varias ocasiones en su mensaje.

"La Argentina sigue con sus esfuerzos injustificados y contraproducentes para impedir la navegación alrededor del archipiélago y para impedir que los empresarios lleven a cabo un comercio legítimo", aseveró.

Cameron indicó, además, que "el compromiso" del gobierno británico con "la seguridad y la prosperidad de los territorios de ultramar, incluidas las Falkland [Malvinas]", y que la soberanía de las islas sólo se negociará si los habitantes de las islas así lo desearan.

"Ninguna democracia lo puede hacer de otra forma", sentenció el jefe del Poder Ejecutivo británico.

Cameron transmitió su voluntad de acercar posiciones con la Argentina, pero no admite hacerlo en el contexto actual, marcado por una fuerte tensión.

"Se pueden hallar puntos en común en asuntos como la economía mundial y el cambio climático'', dijo el primer ministro. Y añadió: "Queremos trabajar con Argentina en esas cuestiones. Pero el gobierno argentino ha seguido haciendo declaraciones que desafían el derecho de ustedes a la autodeterminación, y nunca podemos aceptar eso''.

La tensión está llamada a crecer, a partir de la visita a las islas del príncipe Guillermo, quien se someterá a un entrenamiento militar, pocas semanas antes de la celebración de los 30 años del intento argentino por recuperar las Malvinas, lo que desencadenó la guerra de 1982. Gran Bretaña mantiene aún unos 1000 soldados en el archipiélago, donde habitan aproximadamente unos 3000 pobladores.

La posición de Uruguay

Frente a la reacción de Cameron, el canciller uruguayo, Luis Almagro, se comunicó ayer telefónicamente con su par británico, William Hague, para explicarle la decisión del país de impedir el ingreso a puertos uruguayos de buques con bandera de las islas Malvinas, informaron fuentes oficiales y diplomáticas.

"Dejamos clara la decisión adoptada por Uruguay y dijimos que es consecuente con el posicionamiento histórico del país sobre las Malvinas", comentó el canciller del gobierno de José Mujica.

"Reconocer la bandera de las Malvinas sería reconocer la jurisdicción y la soberanía británica", señaló hoy Almagro, quien dijo además que el país "no tiene problemas" con que embarcaciones con otras banderas efectúen la ruta Montevideo-Malvinas.

Agencias AP y EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.