El pulso político. Re-reelección: ¿atrapados sin salida?