Reclaman a la UIF detener la impresión de billetes

Gil Lavedra pidió usar la ley antilavado para suspender el contrato con Ciccone
Hugo Alconada Mon
(0)
24 de abril de 2012  

Por las dudas, párelo. Ese es el eje de la petición que presentó ayer ante la unidad antilavado el presidente del bloque de diputados nacionales de la Unión Cívica Radical, Ricardo Gil Lavedra. ¿Su objetivo? Detener, "con carácter urgentísimo", la inminente impresión de $ 40.000 millones por la nueva Ciccone Calcográfica.

Gil Lavedra fundó su pedido en las facultades que le otorga la nueva ley antilavado a la Unidad de Información Financiera (UIF). Entre otras, recordó la de solicitar a la Justicia "la suspensión por un plazo prudencial de la ejecución de las operaciones encomendadas" a la ex Ciccone, rebautizada Compañía de Valores Sudamericana (CVS).

El ex camarista federal planteó que la UIF enfrenta una disyuntiva, tras reunirse ayer con investigadores de la UIF. O ya completó su análisis y no halló nada sobre la nueva Ciccone, su sociedad controlante, The Old Fund, y el fondo holandés que aparece detrás, Tierras International Investments, o, por el contrario, debe actuar cuanto antes, "para impedir la consumación de una contratación verdaderamente escandalosa".

El diputado radical basó su petición en los preceptos de la nueva ley antilavado. En especial, un inciso del artículo 14 que establece entre las facultades de la UIF la opción de solicitar la suspensión de un acto "antes de su realización, cuando se investiguen actividades sospechosas o existan indicios serios y graves de que se trata de lavado de activos".

En esa línea, según confirmó LA NACION, la nueva Ciccone se prepara para imprimir $ 40.000 millones luego de que la Casa de Moneda firmó, hace 10 días, el contrato con el Banco Central (BCRA) y reafirmó su decisión de alquilar las máquinas de la imprenta gráfica que preside Alejandro Vandenbroele, al que su esposa señaló como "testaferro" del vicepresidente Amado Boudou.

"Algún tipo de connivencia"

Para Gil Lavedra, "alguno o varios de los eslabones de la cadena de controles han fallado" al supervisar a la nueva Ciccone y la madeja societaria que la rodea. O incluso algo peor. "Todo sugiere que ha existido algún tipo de connivencia por parte de los funcionarios públicos intervinientes", alertó. Entre otros, los del Ministerio de Economía, el BCRA, la Casa de Moneda, la UIF y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En esa línea, el legislador expuso varios indicios que verificó sobre la inconsistencia de las sociedades involucradas. Desde que The Old Fund registró dos cheques rechazados por falta de fondos el mes pasado por un total de 48.000 pesos, hasta que el fondo holandés que lo controla se creó con un capital de apenas 100 euros, no registra empleados y figura disuelto desde hace meses en el Registro de Comercio de Amsterdam.

Billetes bajo la lupa

  • Suspender la impresión. El diputado Ricardo Gil Lavedra planteó a la unidad antilavado (UIF) que debe impulsar la suspensión del contrato para la impresión de $ 40.000 millones que beneficia a la nueva Ciccone Calcográfica.
  • Cadena rota. Para el ex camarista federal, "alguno o varios de los eslabones de la cadena de controles han fallado" cuando se trató de supervisar a la imprenta que preside el abogado Alejandro Vandenbroele.
  • Sólo 100 euros. Según los documentos del Registro de Comercio de Amsterdam que obtuvo Gil Lavedra, el fondo holandés (ya disuelto) detrás de la nueva Ciccone, Tierras International Investments CV se constituyó con apenas 100 euros y se encuentra disuelto desde hace meses.
  • "Actos ilícitos". Tras reunirse con funcionarios de la UIF, Gil Lavedra urgió su intervención "para evitar la concreción de actos ilícitos", afirmó. "O se está demorando más de la cuenta en el desarrollo de la investigación, asumiendo la posible producción de un perjuicio irreparable, o se están ignorando señales notorias e inequívocas que, como mínimo, demuestran la existencia de operaciones sospechosas".
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.