Recluido en la casa de Bolocco, el ex presidente guarda silencio

Menem llegó a Santiago de Chile y evitó hablar con la prensa No recibió visitas, pero se espera para hoy -cumpleaños de la ex diva de TV- la concurrencia de familiares El condominio está ubicado a unos 15 km del centro de la capital chilena
(0)
19 de mayo de 2003  

SANTIAGO, Chile (De nuestro corresponsal).- Recluido en el departamento de su esposa, Cecilia Bolocco, y sin que se le vea la nariz ha permanecido Carlos Menem desde su llegada a esta capital, anteanoche.

Menem mantuvo el mutismo desde que se retiró el miércoles último de la segunda vuelta y anticipó la proclamación de Néstor Kirchner.

Los guardaespaldas del ex mandatario informaron ayer a media tarde a los periodistas, que hicieron guardia por horas frente al condominio donde se encuentra el departamento de Bolocco, en el elegante sector de Las Condes, que Menem no tenía contemplado salir y que no formularía declaraciones.

Menem llegó anteayer y de inmediato fue sacado por la pista del aeropuerto para escapar de la vista de los periodistas.

El automóvil Mercedes-Benz gris oscuro, con vidrios polarizados, que, según se dice, es propiedad de Bolocco, lo trasladó raudamente hasta el complejo de departamentos de varios pisos ubicado en Camino de la Posada 12.580.

Chechi y Caramelito

Allí permaneció recluida ayer la pareja formada por Chechi y Caramelito, como se tratan coloquialmente Bolocco y Menem.

Aparentemente no recibieron visitas y sus familiares prefirieron esperar unos días para visitar al matrimonio y, de paso, aprovecharon para celebrar los 38 años que la ex reina de belleza y ex diva de la televisión local cumple hoy.

El día nublado y helado que ayer sufrieron los santiaguinos invitaba, además, a permanecer cobijados en el calor hogareño.

Bolocco llegó el lunes último a esta capital y se recluyó en su departamento para cuidar el bebe concebido mediante fertilización asistida en una clínica local.

El departamento de Bolocco se encuentra en un paraje bucólico en un sector próximo a la cordillera de los Andes, distante unos 15 kilómetros del centro de Santiago.

Una mujer que llegó hasta el lugar en un BMW, similar a otros autos lujosos que entraban y salían del condominio, dijo -tal vez en broma- que se le había olvidado el regalo y debía volver a buscarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.