Recomiendan suspender al embajador en el Vaticano

Caselli lo acusó de haberlo agraviado
Jorge Elías
(0)
10 de mayo de 2003  

En un caso que no registra precedentes en la diplomacia argentina, el presidente Eduardo Duhalde deberá decidir si suspende al embajador en la Santa Sede, Vicente Espeche, o no, a raíz de una causa iniciada por el secretario de Culto, Esteban Caselli, por expresiones "agraviantes" contenidas en un libro. La medida, aprobada por la junta calificadora del Servicio Exterior (integrada por cinco embajadores), ha sido convalidada, a su vez, por el canciller Carlos Ruckauf.

Lo curioso es que, en medio de elecciones, Duhalde deba definir la suerte de un embajador de estrechos lazos con la Iglesia, al igual que el demandante. Y que, por esa razón, exista la posibilidad de que quede vacante una plaza de alto contenido político.

El Episcopado, no obstante ello, ha seguido con atención el pleito, pero, al mismo tiempo, ha mantenido prudente distancia de un asunto más cercano a las pasiones terrenales que a las cuestiones divinas. Sobre todo, por la rareza del caso en sí. En su momento, Caselli, secretario general de la gobernación bonaerense durante la gestión de Ruckauf, inició ante la Justicia una querella contra Espeche por la comisión del delito de injurias por expresiones contenidas en el libro "Nuestra Santa Madre", de la periodista Olga Wornat.

En sus páginas, Espeche, citado por la autora, habla de la mala imagen de su antecesor en el cargo y menciona "manejos oscuros", entre otras cosas. Que Caselli, apodado El Obispo, ha considerado lesivas para su buen nombre y honor, razón por la cual inició las acciones judiciales con independencia de las actuaciones administrativas que se siguieran en la Cancillería.

Diplomáticos usualmente memoriosos, consultados por LA NACION, no recordaron nada igual.

En especial, por las repercusiones tanto en el país (entre un secretario de Estado y un embajador de carrera) como en el exterior (frente a la Santa Sede, nada menos). Y, bajando a tierra, por la oportunidad: a días del ballottage y de la transición presidencial.

Sólo citaron como antecedente, salvando las distancias, la cesantía de Oscar Spinoza Melo, ex embajador argentino en Chile durante la presidencia de Menem, sumariado por delitos de lesiones y amenazas. La cesantía, en ese caso, no llegó a la suspensión ni tampoco a la exoneración, el otro recurso del que disponía la junta.

Cables cruzados

Desde que Caselli inició las acciones, Espeche, hijo y hermano de diplomáticos y uno de los pocos miembros del Pontificio Consejo para los Laicos, ha recibido notificaciones para presentarse ante el juzgado de María Romilda Servini de Cubría, en el cual había sido radicada la denuncia.

Cruces de cables (comunicaciones internas de la Cancillería) iban dejando al desnudo viejas rencillas entre ambos, designado por Menem, Caselli, y por De la Rúa, Espeche, después de haber sido embajador en Israel, en un destino no corriente.

En uno de esos cables, Caselli emplazó a Espeche con la consigna de que "en el término de 24 horas" le informara si efectivamente había mantenido una entrevista con Wornat, la autora del libro, y le pedía, asimismo, que determinara la fecha, la hora, el lugar y la duración. La respuesta, escueta, decía que, en efecto, había mantenido la entrevista.

La junta calificadora, en la cual debió haber una mayoría de tres votos sobre cinco para sancionar a Espeche, está integrada por los embajadores Federico Bartfeld, Jorge Hugo Herrera Vegas, María Esther Bondanza, José María Berro Madero y Jorge Lampsenson.

"No tengo conocimiento"

Espeche, consultado ayer al mediodía por LA NACION en su residencia del Vaticano, se limitó a responder: "No tengo conocimiento".

La decisión había sido tomada anteanoche por la junta y firmada ayer, al parecer, por Ruckauf. Un vocero dijo a LA NACION que "no iba a ir contra la junta" y que "será el presidente Duhalde quien decida".

Si Duhalde aprueba la sanción, Espeche debería volver al país y no cobraría su salario durante un año. Sería el precio de sus expresiones. O de su enfrentamiento con Caselli.

En octubre, según una fuente diplomática, tuvo otro entredicho con él: no fue por el libro, esa vez, sino porque juzgó poco propicia una visita de Duhalde al Vaticano.

Conflicto diplomático

  • Vicente Espeche

    Fue designado embajador en la Santa Sede por De la Rúa. En un cable reservado, ante la consulta de Caselli, dijo que había mantenido la entrevista con la autora del libro.
  • En él habla de la mala imagen de Caselli y menciona "manejos oscuros".

    Convalidada la sanción de la junta por Ruckauf, Duhalde decidirá si regresa al país sin percibir salario por un año.

  • Esteban Caselli

    El secretario de Culto se sintió agraviado por expresiones de Espeche vertidas en un libro de investigación periodística, razón por la cual inició una causa ante la Justicia y acciones administrativas dentro de la Cancillería.
  • Fue embajador en el Vaticano durante la presidencia de Menem, y secretario general de la gobernación durante la gestión del canciller Ruckauf.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.