Reconocen que se ocultaron datos