Recortarán un 21% el presupuesto bonaerense

El mayor ajuste será en educación
(0)
12 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- El gobierno bonaerense prepara un presupuesto para 2002 que contemplará una disminución de alrededor del 21 por ciento respecto del cálculo vigente para el presente año.

La mayor parte del ajuste recaerá en el área educativa. Así lo reconocieron ayer fuentes de la Dirección General de Cultura y Educación provincial, desde donde se estimó un ahorro de entre 600 y 800 millones de pesos para el próximo ejercicio.

Tal como informó LA NACION hace una semana, la administración bonaerense pretende confeccionar un presupuesto de 8300 millones de pesos, lo que representa algo más de 2000 millones de pesos de achique en relación con la previsión de gastos y recursos vigente (de $ 10.500 millones).

Para ello, está obligada a revisar la composición de su gasto primario. Allí, la estructura de personal demanda en sueldos y otras retribuciones a los empleados unos 5400 millones de pesos.

Los técnicos provinciales afilan el lápiz rojo. Según sus proyecciones -que aún no fueron discutidas con las bancadas de la oposición- entre las reducciones salariales (unos 580 millones de pesos), el canje de deuda (550 millones) y los ajustes previstos en el área educativa -que incluyen eliminación de licencias y optimización del gasto vía descentralización- (entre 600 y 800 millones) y la supresión de organismos superfluos, la provincia podría bajar su gasto.

Se intentará "ordenar" el sistema de licencias por 500 millones de pesos anuales, sobre un total de 2800 millones en gastos de personal docente.

Las fuentes legislativas consultadas coincidieron en que la resolución del tema no podrá vislumbrarse en poco tiempo y pronosticaron que el tratamiento en el recinto deberá esperar por lo menos hasta febrero, debido a la gran incertidumbre sobre la situación económica del país.

Algunas versiones sostienen la postura de dictar una prórroga del actual presupuesto. Sin embargo, en el Ministerio de Economía provincial negaron tal posibilidad.

"Lo más difícil es resolver las definiciones que están atadas a la estimación de crecimiento de la economía que plantee el presupuesto nacional. Además, hay que ver qué pasa con la coparticipación federal", dijo a LA NACION un vocero de la cartera económica provincial.

Otra alternativa estudiada en despachos oficiales y legislativos es la confección de un presupuesto de emergencia que se adecue a las contingencias de la economía nacional.

La mayoría peronista también podría imponer la postergación del tratamiento del presupuesto para febrero, algo que ya tiene consenso en el bloque oficialista. "Discutir ahora es algo ocioso porque no hay perspectivas sobre lo que va a ocurrir", señalaron desde el PJ.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.