Redefinen en ARI la estrategia partidaria

Realineamientos con otras fuerzas
Jaime Rosemberg
(0)
19 de mayo de 2003  

Después de pasar algunos días de vacaciones en Córdoba y Mar del Plata, Elisa Carrió comenzó a delinear el futuro inmediato de su fuerza, con la que obtuvo el 14 por ciento de los votos el 27 de abril último.

La líder de ARI tiene enfocados tres distritos, que a su criterio serán cruciales para el desarrollo de esa fuerza durante este año: la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

En dos de ellos, su estrategia será apoyar decididamente a candidatos a gobernador y jefe de gobierno de otras fuerzas políticas y, a la vez, fortalecerse en el Parlamento, principal escenario desde donde la diputada chaqueña y sus dirigentes de confianza imaginan cumplir el papel de partido opositor al gobierno de Néstor Kirchner.

"Hay un desafío muy grande, que es mantener los votos y aumentarlos", sostiene la diputada, que sin embargo rechaza los acuerdos de cúpulas.

Pero los próximos compromisos electorales son inminentes. En la ciudad de Buenos Aires, donde ARI obtuvo el segundo lugar en las elecciones, la candidata hará campaña en forma personal por Aníbal Ibarra.

Sin vueltas

"Cuando decidimos apoyar a alguien lo hacemos sin vueltas", resume la diputada, quien a la vez derivó en el bonaerense Rafael Romá la discusión de las listas de diputados en el distrito, compartidas con el Frente Grande y los socialistas, que también cerraron trato con el jefe de gobierno.

La negociación no es fácil: la diputada intentará lograr una buena posición para sus hombres allí, como el diputado Fernando Melillo y Eduardo Jozami, pero los socialistas recalcan que de ninguna manera resignarán la candidatura de Norberto La Porta a primer diputado nacional.

También en Santa Fe, donde Carlos Menem le arrebató el triunfo por menos de 2000 votos, ARI apoyará a un candidato que no pertenece a sus filas. Se trata del socialista popular Hermes Binner, intendente de Rosario y candidato a gobernador por esa fuerza, que será la carta de Carrió para sumar un gobernador, afín en lo ideológico y dispuesto a apoyarla en su proyecto presidencial para más adelante.

En rigor, el vínculo de ARI con los socialistas democráticos es la principal traba que tendría Carrió para lograr algún acuerdo. Si bien las relaciones nunca se rompieron del todo, allegados a la líder de ARI recordaron las críticas que el propio diputado Alfredo Bravo disparó contra la candidata durante la campaña.

"Nos vendían que tenían estructura nacional y terminaron con el uno por ciento de los votos", ironizan cerca de la diputada. Y señalan a Bravo, uno de los fundadores de ARI, como actual obstáculo para una reconciliación entre ambas fuerzas, mientras los diputados socialistas Jorge Rivas y Oscar González asumieron errores, y expresaron su deseo de unidad con ARI.

"Mantenemos nuestra consigna de apoyar coaliciones progresistas, por más que el 27 de abril no haya sido posible", dijo González a LA NACION.

Fórmula bonaerense

En la provincia de Buenos Aires la situación es diferente. Allí, ARI llevará una fórmula propia, encabezada por los diputados Graciela Ocaña y Carlos Raimundi, quienes reemplazaron al también legislador Mario Cafiero cuando éste renunció a su candidatura, un mes antes de las elecciones.

Entusiasmados con el 15 por ciento obtenido en promedio (hubo picos de 20 por ciento en ciudades como La Plata, Mar del Plata y Pergamino), los dirigentes bonaerenses se preparan para volver a caminar el distrito, esta vez acompañados por Carrió. Y descartan allí algún tipo de alianza preelectoral con los socialistas (que llevan a Rivas como candidato) y la UCR (cuya candidata será la diputada Margarita Stolbizer). "Lo mejor es ir cada uno con su propuesta, y luego aliarnos en el Parlamento", resumió a LA NACION el diputado bonaerense Eduardo Macaluse.

"No voy a hacer lo que hicieron conmigo, y éste puede ser un aprendizaje político para todos", repite Carrió. Se refiere a sectores del "progresismo", como los socialistas, la CTA y muchos independientes, que según ARI la "dejaron sola" el 27 de abril.

La diputada chaqueña afirma no tener rencores con nadie. E intentará consolidar su figura sumando a esos sectores, con los que ahora puede sentarse a discutir con mayor fortaleza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.