Redrado y Lavagna se alejan de un acuerdo con Pro

El ex titular del Central y el ex ministro no se suman al armado macrista
Jaime Rosemberg
(0)
20 de febrero de 2013  

Un dolor de cabeza inesperado surgió ayer. Otro contratiempo podría sobrevenir en breve.

Mauricio Macri percibió ayer lo lejos que Martín Redrado está de ser su candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires para condicionar a su ex socio Francisco de Narváez. Y podría tener una respuesta parecida en los próximos días por parte de Roberto Lavagna , con quien almorzó el jueves último, pero que, como explicaron sus colaboradores cercanos a LA NACION, "no está entusiasmado" con sumarse a las listas de Pro como postulante a una banca en el Senado.

"No me va a ver pintado de amarillo . Tengo una pertenencia histórica y familiar en el justicialismo, no puedo cambiar de equipo", afirmó el ex titular del Banco Central en declaraciones radiales. "No es tiempo hoy de candidaturas. Quiero construir sobre las cosas buenas que se hicieron en estos diez años para superar el estancamiento de ideas y gestión que tenemos en este momento", agregó el ex funcionario, que según fuentes cercanas asesora técnicamente a Sergio Massa, al gobierno de Córdoba y hasta "algunos intendentes kirchneristas". En diálogo con LA NACION, Redrado afirmó que "aportaría más como técnico que como candidato", y condicionó un futuro acuerdo a "un espacio más amplio que incluya a sectores peronistas".

Según fuentes de Pro, y un rato después de conocer estas declaraciones, Macri descargó su bronca sobre el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, a quien habría cuestionado por asegurarle que la participación de Redrado era segura. Monzó lo negó de manera enfática: aseguró a este diario que no había hablado del tema con Macri y que Redrado "no se bajó de ningún lugar, porque nunca se subió. Nunca fue nuestro candidato". El jefe de gobierno porteño, sin embargo, había asegurado en distintas entrevistas veraniegas que Redrado "tenía ganas" de participar de la interna que proyecta en provincia, de la que también participarían De Narváez y los intendentes Gustavo Posse (San Isidro) y Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas).

Idas y venidas

Otra eventual incorporación rutilante que está al menos en duda es la de Lavagna. Luego de varios días de rumores, Macri confirmó ayer por la mañana que tuvo un "largo almuerzo" con el ex ministro de Economía, en el que compartieron "diagnósticos sobre lo que pasa en el país", pero "sin hablar de alianzas".

El propio Lavagna, en diálogo con LA NACION, negó haber hablado de candidaturas con el líder de Pro y confirmó que los temas tratados fueron "la necesidad de enfrentar una reforma constitucional y la conveniencia de que haya cambios de figuras, y los mecanismos para mejorar la transparencia electoral". También aclaró: "Se trata del mismo tipo de reuniones que tuve con [Sergio] Massa, [Daniel] Scioli y [Hermes] Binner, sobre los temas que me preocupan hoy".

En voz baja, sus colaboradores aseguran que Lavagna "preferiría compartir un espacio peronista" y que lo desaniman "las internas del macrismo". Tiene su parte de razón: crecen en Pro las resistencias a otorgarle el primer lugar en la lista, sobre todo desde los sectores que responden a Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta.

Macri ayer tomó distancia de los malentendidos y se mostró en San Juan con su candidato local, Eduardo Cáceres. Monzó coordinó allí una foto en la fiesta del Sol junto al gobernador José Luis Gioja, una manera de superar el mal trago que significaron para Macri las declaraciones de Redrado y las dudas de Lavagna.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.